Medio Ambiente| México, cuna de semillas para el campo

Ciudad de México, 24 de septiembre del 2020.- México es un país de semillas, han sido las encargadas de dar estabilidad a nuestra alimentación y sustentan nuestra diversidad. Entre las semillas más representativas están el maíz, frijol, calabaza, chile y amaranto, cada una con propiedades y usos particulares, presentes en nuestra gastronomía y en los usos y costumbres en todo el territorio nacional.

¿Sabes qué son las semillas nativas?

Las semillas nativas son aquellas obtenidas mediante la practica milenaria que utilizan muchos agricultores de “seleccionar de su cosecha la semilla que utilizarán en la próxima siembra”, y México tiene esta práctica desde tiempos ancestrales, un claro ejemplo es el maíz, éste es un cultivo representativo de nuestro país, por su importancia económica, social y cultural. Existen 64 razas de maíz que brindan una gama de colores a nuestro campo: rojo, negro y azul, pero la mayor producción corresponde a maíces blancos y amarillos.

Según el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera, SIAP, en 2019 se sembraron 7,157,586.88 hectáreas de maíz grano.

/cms/uploads/image/file/603829/dieta-maiz-frijol-y-amaranto.jpg

Otra semilla fundamental en nuestro campo y gastronomía es el frijol. Actualmente se conocen más de 150 variedades de frijoles, de las cuales sólo una tercera parte se encuentran en México; algunas de ellas son el frijol blanco, al que también se le conoce como alubia, negro, flor de mayo, morado, pinto, canario, y ayocote.

El SIAP reporta que tan solo en el 2019, se sembraron 1,412,097.69 hectáreas  de frijol en el territorio nacional.

/cms/uploads/image/file/606842/OIP__1_.jpeg

La calabaza es una planta rastrera trepadora, cuyas flores son muy apreciadas en nuestro país para uso culinario. Se presume que sus orígenes son en Mesoamérica, mucho antes de las culturas maya y olmeca, aunque también se cree proceden de Centroamérica.

Con la calabaza y sus variedades se pueden realizar platillos dulces o salados. Se pueden preparar en ensaladas, crudas, cocidas, capeadas o rellenas. Experimentar con el pan de calabacita verde, pay de calabaza, helado, además de realizar divertidas máscaras o calabazas decoradas para festividades de otoño.

En el año 2019 se sembraron 7,280.5 hectáreas de calabaza, según el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera.

El chile es sin duda, la semilla más representativa de México debido a su gran variedad e identidad que le brinda a nuestra gastronomía. Desde hace más de 500 años el chile ha sido sustento alimenticio de los mexicanos, diversas culturas prehispánicas, entre ellas, la mexica, teotihuacana y zapoteca, inmortalizaron su imagen en códices y glifos hechos sobre piedra.

Actualmente, sigue siendo ingrediente primordial de las comidas mexicanas, estando presente hasta en el 90% de los platillos ya sea de forma directa o como ingrediente fundamental de salsas, adobos, moles y aderezos.

Se conocen al menos 200 variedades criollas y 64 variedades domesticadas en México, resultado de la selección y cruza de plantas de esa especie, realizada por los agricultores mexicanos a lo largo de muchos ciclos de siembra para mejorar su color, sabor, tamaño, propiedades medicinales y nutritivas, así como su resistencia a condiciones extremas del clima y a las plagas.

En 2019 se sembraron de chile verde 152,772.55  hectáreas, de acuerdo con cifras proporcionadas por el SIAP.

/cms/uploads/image/file/607012/WhatsApp_Image_2020-09-24_at_10.31.01_AM.jpeg

El amaranto como semilla tiene en México una fuerte raíz. Es conocida como huauhtli por los aztecas, llegó a ser muy importante en los cultivos precolombinos, tanto que dentro de las actividades agrícolas se le consideraba al mismo nivel que el maíz y el frijol.

En la Ciudad de México el cultivo del amaranto se realiza en condiciones de temporal, en su mayoría con el sistema de trasplante tradicional de “Chapin” en decir con pequeños bloques de lodos extraído de canales de las chinampas, la cosecha se realiza de manera manual y el grano o semilla se destina en su totalidad en la transformación de la microindustria local.

Según el SIAP, en el 2019 se sembraron y cosecharon 3,192.27 hectáreas de amaranto.

Éstas son sólo un ejemplo de la gran variedad de semillas nativas que tiene nuestro país, las cuales han garantizado a nuestro pueblo alimento sano a través de nuestra historia y es gracias a ellas que la gastronomía mexicana es un referente a nivel internacional.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario