Un paseo a pie por Guanajuato, es todo lo que necesitaso

Con sus pequeñas calles coloridas, hermosas artesanías, deliciosos platillos típicos, arquitectura y monumentos históricos, el Pueblo Mágico de Jalpa de Cánovas en Guanajuato, te dejará encantado.

 

Este lugar pintoresco está situado en los límites del territorio guanajuatense, en el municipio de Purísima del Rincón, a 47 minutos de León. Este mágico lugar forma parte de una serie de antiguas haciendas y pequeños poblados cuya apacible vida provinciana brinda una experiencia única. Su bondadosa tierra la convirtió en uno de los principales productores de alimentos, haciéndose acreedora al nombre de “El Granero de México”.

 

Al caminar por cada una de sus calles conoce el origen y la historia que lo enmarcan. Fue en el siglo XVI, cuando la Hacienda de Jalpa, considerada una de las más grandes y prósperas del estado, se asentó en la zona. Se dice que durante la guerra Cristera, se redujo su patrimonio, en la actualidad se conserva el casco, convertido en museo y algunas fincas.

¿Qué estás esperando? Ven y conoce este Pueblo Mágico

Con un ambiente que transmite paz y relajación, visita la Plazoleta en donde se encuentra una perspectiva de la Casona Grande, el Templo de la Virgen de Guadalupe.

 

Mientras caminas disfruta de una deliciosa nieve típica del lugar, momento de hacer una parada en la Casa Grande, un lugar que conserva muebles y obras de arte de época, así como una imponente cocina y comedor. Muy cerca está la icónica Parroquia del Señor de la Misericordia con estilo neogótico.

 

Pero en Jalpa de Cánovas no solo encontrarás vestigios antiguos, también maravillosas áreas naturales, huertos, campos y presas, entre las que destaca La Nogalera, conocida como la más grande del bajío, la cual alberga más de mil árboles de nuez. Camina por su maravilloso jardín francés y conoce el molino de harina.

 

Disfruta cada rincón de este maravilloso Pueblo Mágico a través de su gente, sus fiestas y costumbres.

Antes de irte, no olvides pasar por estas aguas
Las presas Vieja y Santa Efigenia son dos grandes obras hidráulicas con bellos paisajes e imponente infraestructura que las convierte en el sitio ideal para pasar unos días en familia.

Al llegar a la zona puedes apreciar una larga cortina de 24 metros de altura, hecha en mampostería con 32 majestuosos arcos en las compuertas de la presa Santa Efigenia, obra que construyó el arquitecto Cecil Luis Long. Mientras que la presa vieja data del siglo XVIII y los registros históricos afirman que fue una notable faena de ingeniería, pues tiene la capacidad de almacenar hasta 50 mil metros cúbicos de agua.

El camino empedrado permite llegar de una forma rápida y fácil al lugar donde podrás realizar actividades como kayak y pesca deportiva. También te ofrece paseos en parapente con el fin de brindarte una vista panorámica de la zona. Mientras, en la Presa Vieja, puedes acampar y disfrutar cuando llega el atardecer para tomar las fotografías como recuerdo de tu estancia.

Otra de las presas que puedes visitar es Presita La Recibidora, la cual está rodeada por árboles, es la que tiene más atracciones turísticas.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario