San Luis Potosí: un increíble destino en el centro de México

¡Te invitamos a conocer la ciudad capital de tierras potosinas!
San Luis Potosí fue una importante ciudad minera durante la época del Virreinato, denominada en ese entonces como el pueblo de San Luis Minas del Potosí, territorio que anteriormente era ocupado por huachichiles, tlaxcaltecas y purépechas, previo al periodo de la Conquista.

Con múltiples templos religiosos construidos con la llegada de los frailes franciscanos a la zona y un importante patrimonio tanto histórico como arquitectónico, en la ciudad se pueden apreciar varios estilos como el barroco novohispano, el neoclásico y los vestigios de grandes edificaciones que formaban parte de la ruta comercial del Camino Real de Tierra Adentro. ¿Todo listo para el viaje? ¡Aquí te contamos qué no debes perderte en tu aventura por tierras potosinas!

El Centro Histórico es una auténtica maravilla, por ello hace poco fue declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Aquí deberás dirigirte a la Plaza de Armas, espacio que enmarca la increíble Catedral de San Luis Potosí, un edificio religioso que previamente era una modesta parroquia y después de ciertas intervenciones se convirtió en la imponente catedral que conocemos hoy en día. En el corazón de la ciudad podrás apreciar inmuebles de la misma índole como la Capilla de Guadalupe, el Templo de San Agustín, la Iglesia El Sagrado Corazón de Jesús y el Santuario de San José y Señor de los Trabajos. Un recorrido clásico para recorrer la zona es en tranvía, que te explica la historia de la ciudad y sus siete barrios.

Hablando de sus espacios culturales y museísticos, San Luis Potosí cuenta con varias alternativas en las que destaca el Museo Leonora Carrington, un sitio surrealista que cuenta con varias obras de la artista nacida en Inglaterra pero con nacionalidad mexicana. El lugar cuenta con accesibilidad para personas usuarias de sillas de ruedas y exposiciones temporales, además de que su arquitectura es un gozo visual. Se encuentra abierto de martes a domingo y los miércoles es acceso gratuito general. ¿Sabías que anteriormente era una cárcel y en sus celdas estuvo preso Francisco I. Madero? ¡Un gran imperdible de la capital potosina! Este sitio complementa el museo ubicado en Xilitla, Pueblo Mágico del estado.

Después de este tour artístico te recomendamos ir al Museo del Ferrocarril, un espacio con seis salas de exhibición en el que conocerás el gran impacto en la vida nacional, regional y local de dicho medio de transporte. Después de dar un viaje por la historia, dirígete al Museo Nacional de la Máscara, abierto todos los días y que expone la colección de máscaras mexicanas donadas por el humanista e ingeniero Víctor José Moya Rubio. El acervo de más de mil máscaras está resguardado por un edificio considerado como Monumento Histórico por el gobierno estatal. ¡Abre todos los días, aunque los horarios varían dependiendo del que elijas!

Para rematar con broche de oro, las calles del Centro Histórico tienen otros recintos increíbles como el Museo de Arte Contemporáneo, el Museo Federico Silva, Museo de Sitio de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, la Casa Museo de Manuel José Othón, el Centro Cultural Mariano Jiménez y la Casa de Francisco de la Maza. ¡Te vas a querer quedar más días para conocer todo sin apresurarte!

A pocos minutos del centro llegarás al Parque Tangamanga, considerado como el segundo parque urbano más grande de todo México solo después del Bosque de Chapultepec en la Ciudad de México. Sus verdes instalaciones cuentan con dos lagos, espacios culturales, zoológico, canchas deportivas, jardín botánico y sitios de recreación para aprovechar en pareja o con toda la familia. ¡Prepárate para un picnic y aprovecha el día completo para conocerlo!

Para probar y disfrutar todo el sazón de San Luis Potosí, sin duda la mayor estrella de la casa son las enchiladas potosinas, platillo con más de un siglo de tradición que consiste en tortillas fritas bañadas en salsa roja, rellenas de queso, frijoles, cueritos y acompañadas de guacamole. En algunos sitios las servirán como un tipo de empanada en lugar de la tortilla. Para entrar de lleno a su gastronomía no dejes de disfrutar los bocolitos (una garnacha similar a la gordita), las estrujadas (plato de la Huasteca que contiene cecina), los tamales de frijol, el guiso borracho, el caldo huasteco y el famoso zacahuil, el tamal más grande del país.

¿Después de todo esto todavía estás dudando en visitar San Luis Potosí? Tal vez el empujoncito que te falte sea… ¡saber que el estado es una joya cuando se habla del mezcal! Si eres amante de la bebida mexicana, aquí te contamos todo lo que debes tener en cuenta para recorrer su famosa ruta.

Gastronomía, patrimonio cultural, monumentos históricos y la calidez potosina te están esperando. ¿Para cuándo nos vamos de viaje?

Entradas relacionadas

Deja tu comentario