Socorro Bastida, figura emblemática de la danza de México

Ciudad de México, a 21 de septiembre de 2020.- Generaciones de bailarinas y bailarines, así como coreógrafos y docentes vieron a la querida maestra Socorro Bastida y Muro en los escenarios del Palacio de Bellas Artes, pero además aprendieron de ella, ya sea impartiendo clases o en salas ofreciendo conferencias tanto de México como en el extranjero.

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura lamentan el deceso de la querida maestra Socorro Bastida, figura emblemática de la danza en México, quien fue una destacada docente en la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea.

La maestra Socorro Bastida (24 de junio, 1925) es una figura emblemática de la historia de la danza en México, además de haber sido integrante de importantes compañías de ballet, primera bailarina, coreógrafa y coordinadora en el IMSS durante 15 años e integrante del Colectivo de Mujeres en el Arte (ComuArte).

En su trayectoria se destacó como directora del Seminario del Taller Coreográfico de la UNAM, del Colectivo de Mujeres en el Arte (ComuArte), además de ser una querida y reconocida maestra durante más de cuatro décadas en la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea, donde ha formado a varias generaciones de bailarinas y bailarines en el INBAL.

Desde los ocho años la danza marcó su vida y su trayectoria se sintetiza en la participación en el Ballet Moderno del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, Ballet Alicia Alonso, Ballet de la Ciudad de México, Ballet George Balanchine y William Dollar, Ballet de Nana Gollner y Paul Petroff, entre otros.

El INBAL en 2011 le otorgó un reconocimiento por 50 años de servicio en apoyo a la docencia, la investigación y la difusión del patrimonio artístico de México y el Premio Mujeres en el Arte por su trayectoria docente y profesional.

Juana del Socorro Bastida, quien falleció ayer, fundó el Ballet Folklórico de México, del que organizó la segunda compañía; fue coordinadora nacional de Danza Clásica y Contemporánea en el Instituto Mexicano del Seguro Social, así como directora del Seminario del Taller Coreográfico de la UNAM.

Además, fue becaria de The School of America, Ballet Nueva York, School of the Royal Ballet, Londres; Texas Christian University, Forth Worth, Texas; Faculty Teachers Annual Summer School, Universidad de Chichester, Londres.

Con base en documentos del Cenidi Danza José Limón, sus primeros maestros en la Escuela de Danza fueron Nellie y Gloria Campobello, Linda Costa, Tessy Marcué, Xenia Zarina, Ernesto Agüero y Estrella Morales; posteriormente incursionó en la danza moderna con Ana Sokolov y estudió con Alicia Alonso.

En los años cincuenta comenzó a dar clases en la Academia de la Danza Mexicana; en 1983, fue ponente del Primer Coloquio Nacional de Danza y Medicina que estuvo a cargo del entonces Departamento del Distrito Federal y el Centro de Investigación de la Danza del INBAL.

En la década de los años setenta, Socorro Bastida se enfocó en promover y difundir la cultura, estudiar, dar clases y ocupar puestos clave, lo cual le permitió guiar el camino de las instituciones con las que colaboró, entre ellas el INBAL, IMSS y la UNAM.

Socorro Bastida no sólo ha sido una excelente bailarina, reconocida por el público, la prensa, bailarines y coreógrafos, sino una educadora que ha consagrado su vida a la transmisión de la enseñanza de la danza a través del amor y la pasión por esta disciplina.

Cuando Socorro Bastida concluyó su labor en el Seguro Social, fue designada, de 1989 a 1992, subdirectora de la Escuela Nacional de Danza Contemporánea, y en 1989 cumplió 30 años de servicio en el INBAL.

En 1991, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura le encomendó -como parte de sus funciones como subdirectora de la Escuela Nacional de Danza Contemporánea- la tarea de reestructurar la licenciatura de Profesor de Danza, misión que llevó a cabo con un grupo de docentes pertenecientes a las otras escuelas profesionales de danza de la institución. Toda esta labor la hizo merecedora en tres ocasiones al premio de Educación e Investigación Artística del INBAL en 1994, 1996 y 2002.

Participó activamente como directora y bailarina en los encuentros de Colectivo de Mujeres en el Arte que han tenido lugar en España, Cuba, Estados Unidos y México.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario