Contra la estreptococcosis… buenas prácticas acuícolas

CDMX 17 de marzo del 2021.-La estreptococcosis fue descrita por primera vez en Japón y Singapur, aún se desconoce cómo fue introducida a México y desde cuándo se encuentra presente, lo que sí se sabe con precisión es que afecta a diversas especies como la trucha arcoíris, Yellow tail), anguila, tilapia, Striped bass y turbot así como a los bagres entre otras.

La infección por estreptococcosis afecta tanto a peces marinos como de agua dulce y es causada por bacterias del género Streptococcus spp, capaz de ocasionar una alta mortalidad. Además, esta enfermedad es muy contagiosa, se transmite fácilmente de pez a pez, por contacto con individuos portadores de la bacteria o a través del agua.

La enfermedad se relaciona directamente con las altas temperaturas y los desechos nitrogenados en el agua que provocan estrés a los peces incrementando la incidencia y la vulnerabilidad de estos a la enfermedad, pues se afecta la respuesta inmune que el hospedero muestra hacia el patógeno. Generalmente los signos clínicos que presentan los peces infectados son letargia, hemorragia en el cuerpo en su mayoría en la región abdominal y sobre las aletas, lesiones hemorrágicas y necróticas en la piel y el tejido muscular.

/cms/uploads/image/file/637147/tilapias-10-2-19-4.jpg

Actualmente, se encuentra presente en los estados de Jalisco, Aguascalientes y Luis Potosí con una prevalencia de 1%, Veracruz y Morelos con una prevalencia de 2%, Querétaro con una prevalencia 11%, Chiapas con una prevalencia de 3% y Sinaloa con una prevalencia de 26%.

Afortunadamente, el Senasica a través de la Dirección de Sanidad Acuícola y Pesquera le da seguimiento realizando monitoreos al 100 por ciento de las Unidades de insumo biológico que reproducen tilapia con la finalidad de mejorar las condiciones del cultivo aplicando buenas prácticas de producción antes de realizar movilizaciones nacionales o locales y que puedan afectar a los productores.

Asimismo, para las unidades de engorda de tilapia y bagres, al detectar un caso positivo dentro de una instalación acuícola se aplica un mayor seguimiento a los estanques afectados, se aplican las buenas prácticas de producción acuícolas para que los organismos puedan llegar a tallas comerciales sin afectar la producción y la economía de la Unidad Acuícola.

/cms/uploads/image/file/637148/tilapiasJaula.jpg

Con todo este cuidado se tiene la garantía de que en esta Cuaresma consumiremos pescados ricos y sanos.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario