Conoce los dos pueblos mágicos en Sonora

Por Gabriel Kast

Ciudad de México, 18 de marzo de 2021.- Con una población de dos millones 944 mil 840 habitantes, de acuerdo al censo de población y vivienda 2021, Sonora cuenta oficialmente con dos pueblos mágicos: “Álamos” y “Magdalena de Kino”.

“Álamos” también conocida como “La Ciudad de Los Portales” se caracteriza por
su ostentosa arquitectura, fusión entre lo español barroco e indígena. Resalta por
sus calles empedradas y callejones, a través de sus casonas antiguas
restauradas, o entre sus edificaciones históricas y religiosas, es trasladarse a otra
época.

Entre sus visitas obligatorias está su “Parroquia de La Purísima Concepción”,
impactante construcción de estilo barroco que data del siglo XVIII. Su elegante
arquitectura, conformada por tres naves principales, conserva en su interior
algunos muebles finos hechos de madera de excelente calidad.

También está el “Mirador” en la punta del cerro “El Perico”, se encuentra un
atractivo kiosco desde el cual se puede apreciar todo el valle, incluida una
hermosa vista panorámica de Álamos. Es posible acceder a él por medio de un
auto o, también, a pie.

Acorde a la Secretaría de Turismo de Sonora “Álamos” es sede del evento cultural
más importante del Noroeste, el Festival Internacional Alfonso Ortiz Tirado, ya que
es cuna del célebre médico, tenor y compositor a quien hace alusión el festejo.

No es recomendado ir en automóvil porque la duración es de 23 horas con 43
minutos desde la Ciudad de México o alrededores de la capital. De preferencia si
se vive en el centro del país la mejor opción es el traslado vía aérea.

Por otro lado, “Magdalena de Kino” es reconocida como un destino sorprendente
por National Geographic y es catalogado como patrimonio cultural, es morada de
los restos del misionero Eusebio Francisco Kino y uno de los sitios en los que más
culto se le rinde a San Francisco Javier, quien, al igual que el Padre Kino, fue
jesuita.

Su fundación se remonta a 1687, y ya se podrá intuir el nombre del responsable.
Al igual que otras misiones sonorenses, destaca por su aire colonial, lo acogedor
de sus espacios y la hospitalidad de sus habitantes.

Su principal atractivo es el Centro Religioso de Nuestra Señora de María
Magdalena, el cual es un centro espiritual del pueblo compuesto por un templo y
una capilla donde se venera la imagen, y una astilla de hueso, de San Francisco
Javier.

Es un bello complejo religioso que germinó de una pequeña iglesia que instauró
en ese mismo lugar el Padre Kino. La distancia en tiempo entre “Magdalena de
Kino” y “Álamos” es de cinco horas con 58 minutos en automóvil.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario