Conforman Conavim y CNB Coordinación Nacional Técnica del Protocolo Alba

La Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), anunció la conformación de la Coordinación Nacional Técnica del Protocolo Alba para mejorar la localización de mujeres y niñas desaparecidas.

 

Al encabezar el evento en Chihuahua, el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez, manifestó que es la primera vez que se reúnen fiscalías estatales, comisiones locales de búsqueda y organismos internacionales a discutir un mecanismo que permitirá cumplir la responsabilidad del Estado mexicano para garantizar el derecho de las personas a ser buscadas.

 

Este protocolo –dijo– pone de nueva cuenta en la mesa de discusión la necesidad de cambiar las reglas de coordinación entre instituciones, “de hacer a un lado el celo institucional respecto a la invasión de competencias de los distintos órdenes de gobierno; una buena coordinación da resultados”.

 

El subsecretario subrayó que en el país hay más de 90 mil personas desaparecidas, de las cuales 25 por ciento son mujeres “que no merecen que la burocracia limite su derecho a ser buscadas y encontradas con vida”.

 

En tanto, la titular de la Conavim, Fabiola Alanís Sámano, indicó que hoy se anuncia desde Chihuahua, territorio que dio al país uno de los instrumentos más importantes para la búsqueda de mujeres desaparecidas o no localizadas, la armonización del Protocolo Alba, “recordar que este mecanismo que surgió aquí como un Operativo Alba en 2003, y que a lo largo de los años se ha ido adecuando conforme a las exigencias de las víctimas y también de las recomendaciones internacionales, como las dictadas en 2009 por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la mejor conocida como  la Sentencia del Caso del Campo Algodonero”.

Agregó que desde inicio de este año, la Conavim, en conjunto con la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas, se propusieron diseñar y lanzar una estrategia para mejorar la operación del Protocolo Alba a nivel nacional, con la finalidad de mejorar las capacidades institucionales del país en la atención de casos de violencia contra las mujeres y, sobre todo, para que logremos llegar a tiempo y evitemos que una niña o una mujer sufra cualquier tipo de daño.

 

Esta estrategia -enfatizó- derivó en la creación del Protocolo Nacional de Armonización del Protocolo Alba, en el que también participan de forma activa todas y todos ustedes, integrantes de la comisiones locales de búsqueda, quienes son las principales operadoras de este mecanismo en cada una de las entidades federativas.

 

“Al iniciar el diseño de esta estrategia encontramos, por diagnóstico tenemos, que solamente 24 entidades tienen, a este proceso, lo han creado, el Protocolo Alba, del resto, sólo cinco estados cuentan con protocolos análogos que implementaron en caso de desaparición de mujeres”, explicó.

 

Por otro lado -continuó- conforme a los registros, que bien nos ha enseñado Karla Quintana, de la Comisión Nacional de Búsqueda, desde 2006 hasta diciembre del año pasado, se tiene el reporte de un total de 73 mil mujeres desaparecidas, en el país. Del 2006 a la fecha.

 

Dijo que esto quiere decir que desde entonces, 2006, cuando empezó a crecer la desaparición de personas México, cada dos horas se reportó la desaparición o no localización de una mujer o niña, cada 120 minutos ha desaparecido una de nosotras en el país.

 

“Creo y seguramente estarán de acuerdo, porque ustedes en las entidades tratan, dialogan, conversan con las víctimas indirectas, que no hay delito más grave y más doloroso que la desaparición. Las madres de mujeres y niñas desaparecidas nos han expresado el mayor dolor que representa la desaparición de sus hijas, por la angustia que representa el no saber qué paso con ellas, porque la herida nunca cierra, porque hay incertidumbre de dónde están sus hijas”, añadió.

 

Durante su participación, la titular de la Comisión Nacional de Búsqueda (CBN), Karla Quintana Osuna, reconoció que México debe aún mucho, tanto a las mujeres desaparecidas como a las víctimas de feminicidio.

 

Abundó que del universo de personas menores de 18 años desaparecidas, 55 por ciento son mujeres, la mayoría de ellas, de entre 14 y 17 años.

 

En este sentido, resaltó que el Protocolo Homologado de Búsqueda (PHB), construido con familias, organizaciones internacionales y autoridades contempla que toda desaparición de mujer tiene que tratarse como una hipótesis que fue desaparecida por el hecho de ser mujer.

 

Además, el PHB señala que en toda desaparición de una mujer se tiene que presumir que está siendo víctima de un delito y no esperar 72 horas para abrir una carpeta de investigación.

 

Reconoció la trascendencia de la instalación de estos trabajos precisamente Chihuahua, donde se dio uno de los casos más emblemáticos de mujeres desaparecidas a nivel mundial, Campo Algodonero.

 

Ante comisionadas locales de búsqueda y fiscales estatales, la titular de la CNB reiteró a necesidad de trabajar de manera coordinada y más efectiva para dar con el paradero de las niñas y mujeres desaparecidas, sin ningún tipo de excusa o estigmatización sobre las razones de su ausencia.

 

Apuntó que actualmente, cuando una mujer desaparece, se debe aplicar el Protocolo Homologado de Búsqueda, Protocolo Alba, el Protocolo Adicional para la Búsqueda de Niñas, Niños y Adolescentes, y la Alerta Amber, por lo cual son necesarias las mesas de Coordinación Nacional Técnica del Protocolo Alba.

 

El Protocolo Alba es un mecanismo especializado de atención, reacción inmediata y coordinación para la búsqueda e investigación de la desaparición de Mujeres, Niñas y Adolescentes, privilegiando la protección de la vida, la libertad personal y la integridad de la víctima.

 

 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario