Pasas, el alimento que muchos odian pero se olvidan de sus beneficios

Ya sea por su sabor o su textura, las pasas no son del agrado de muchas personas. Pero si en esta época navideña planeas quitarlas de algún postre, piénsalo dos veces: sus propiedades nutricionales son mayúsculas.
Ensalada de manzana, panqués horneados, pavo relleno y arroz con leche. Son muchos los platillos que esta Navidad traerán una no tan sutil advertencia: «Cuidado con las pasas».
Y es que las uvas deshidratadas no son bienvenidas en todos los paladares pese a que sus beneficios son grandes para la salud.
De acuerdo con la doctora Selva Rivas Arancibia, investigadora del Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), las pasas se encuentran en el selecto grupo de alimentos ricos en antioxidantes, al lado del jitomate, las nueces, las almendras, la mandarina y la naranja.
El consumo de estos alimentos, dice la especialista, previene el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, el Alzheimer, la enfermedad de Huntington, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y la esclerosis múltiple.
Absorber antioxidantes a través de la dieta y no mediante suplementos alimenticios, permite desarrollar mecanismos de defensa contra esos padecimientos. Ingerirlos de forma prescrita, asegura, sólo funciona cuando realmente existe una enfermedad y se ordena tratamiento médico.
En ese sentido, las pasas son la mejor opción.
«Durante la desecación de la uva su contenido en agua se reduce, lo que da lugar a la concentración de los nutrientes [en la pasa]», explica la Fundación Española de la Nutrición (FEN).
Además, son fuente de fibra soluble e insoluble que contribuye a mejorar el tránsito intestinal. Según la FEN, contienen altas cantidades de potasio, calcio, hierro, magnesio, fósforo y selenio, minerales que impactan positivamente en huesos, músculos y sistema nervioso en general.
Sólo hay un aspecto que debe ser tomado en cuenta, sobre todo por aquellos que están a dieta o que padecen diabetes: las pasas tienen cuadriplicado su valor calórico si se les compara con las uvas frescas y normales, según la FEN. Esto quiere decir que tiene altas cantidades de fructosa y glucosa.
La vitamina B6 es otro de los enormes beneficios de las pasas. También conocida como piridoxina, este elemento ayuda a la producción de energía de los nutrientes y a la formación de glóbulos rojos y anticuerpos, según la Clínica Universidad de Navarra, en España.
Las pasas, por ejemplo, aportan más vitamina B6 que una chuleta de cerdo, una papa, un plato de espinacas o un corte de jamón serrano.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario