Día de muertos, una tradición muy viva

CDMX 3 de noviembre del 2020.-El Día de muertos, en nuestro país, es una de las tradiciones más representativas. Colocar la ofrenda es una costumbre donde se ponen altares que adornan y llenan de color así como de aromas los hogares de la República Mexicana; es una construcción simbólica, muestra de cariño para honrar a nuestros difuntos con una ofrenda en la que se disponen los platillos y bebidas que fueron las favoritas de las personas a lo largo de sus vidas.

La ofrenda del Día de Muertos como actualmente la conocemos, es una mezcla cultural resultado de la colonización de España a México, los españoles contribuyeron con algunas flores como el alhelí y la nube, ceras, velas y veladoras, así como el incienso, mientras los indígenas le sumaron el copal, la comida y por su puesto la tradicional flor de cempasúchil.

La ofrenda de muertos se compone de varios elementos, muchos provienen del campo mexicano, en la ofrenda vemos productos de nuestra agricultura como las flores de cempasúchil, calaveras de azúcar, frutas y comida de diferentes tipos.

Aquí te dejamos algunos elementos:

  1. El agua. Es colocada para saciar la sed tras el camino recorrido.
  2. El pan. Es uno de los elementos más preciados en el altar.

El pan se elabora con trigo panificable y es Sonora quien produce la mayor cantidad, es decir 407 mil 100 toneladas

  1. La sal. Ésta simboliza purificación, sirve para que el cuerpo no se corrompa, en su viaje de ida y vuelta para el siguiente año.
  2. Velas y veladoras. La flama significa «la luz», la fe, y esperanza. En varias comunidades indígenas asocian que cada vela simboliza un difunto.

Muchas de las velas o veladoras están elaboradas con cera de abeja, México produce un millón 650mil toneladas de ésta.

  1. El copal e incienso. Se utiliza para limpiar al lugar de los malos espíritus y así el alma pueda entrar a la casa sin ningún peligro.
  2. La flor de cempasúchil. Se acostumbra poner caminos de pétalos que sirven para guiar al difunto del campo santo a la ofrenda y viceversa, es un camino de color y olor que trazan las rutas a las ánimas. Además, adornar los altares y las tumbas de los difuntos.

De esta flor se produce a nivel nacional: 2,308,825 plantas, más de 1,500 gruesas, 506 mil 780 manojos y 18 mil 677 toneladas

  1. Las calaveras de azúcar. Hacen alusión a la muerte, además que sean de azúcar forma parte de los dulces que se les coloca a las animas de niños.
  2. Frutas y platillos. Éstos se colocan para que los difuntos dusfruten la comida que más les gustaba cuando estaban vivos. Entre las frutas que se colocan están las mandarinas, guayabas, cañas, cacahuates, naranjas, calabaza, entre otras; y como platillos se encuentran los típicos según la región del país, puede ser pollo con mole, pozole, arroz, etcétera.

Mantén viva nuestras tradiciones, no solo contribuyes a seguir escribiendo la historia del país sino que además apoyas a las y los productores y a cientos de mexicanos que producen y trabajan para que, en este caso, el altar a los difuntos quede listo para su llegada.

/cms/uploads/image/file/613873/WhatsApp_Image_2020-10-31_at_5.50.30_PM.jpeg

Entradas relacionadas

Deja tu comentario