EU llega a su cita con las urnas bajo tensión total

Ciudad de México, 3 de noviembre de 2020.- Estados Unidos está al borde del infarto, con la tensión al rojo vivo. Los nervios a flor de piel, el aire escasea, la expectación es mayúscula. Ayer terminó la campaña electoral más extraña de la historia, azotada y afectada por la pandemia de coronavirus. 

 

reconvertida en la prueba inigualable de la polarización del país, de su división ideológica inconmensurable, de la fractura profunda de los últimos cuatro años. Ahora, ante las puertas del destino y con la dictadura de la democracia del voto como juez, sólo queda esperar cómo despierta el paciente: agravando los síntomas de hace cuatro años o con un vuelco de poder.

 

 Todas las encuestas apuntan a lo segundo: la victoria del demócrata Joe Biden es un augurio casi unánime entre los sondeos, que conseguiría arrebatar la Casa Blanca a un Donald Trump más trumpiano que nunca, agresivo en las formas y el fondo. Sin embargo, todavía con el recuerdo de 2016, nadie se confía.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario