Guía básica de fotografía de comida, las delicias para tus seguidores en redes sociales

Fotos Bruno Cortés

Ya sabes que una comida agradable a la vista te abre el apetito. Con la fotografía gastronómica, este efecto también es posible. Aquí tenemos los trucos, consejos y secretos sobre cómo tomar fotos de comida.

Este post tiene los ingredientes necesarios, para que te conviertas en todo un «food styling» y hacer las delicias de tus seguidores en redes sociales. Quién sabe, hasta podrías convertir tu pasión en tu profesión.

Imagina qué aspecto tiene lo que vas a tomar (ingredientes, forma, color) y decide como lo vas a presentar. ¿Qué plato, qué colores, qué cubiertos, qué servilleta, etc. pueden combinar bien? Hacer un pequeño esquema, como el de abajo, de las fotos que queieres lograr. Te llevará 5-10 minutos pero te ahorrará tiempo después y lo más importante, conseguirás mejores resultados.

La iluminación es importante. La luz de la ventana es una fuente de luz estupenda. Es mucha y cuando se difumina, puede envolver al sujeto de una forma encantadora. Cuando entre una luz fuerte por las ventanas, incorpore sombras en su composición. Si está disponible, un tragaluz es una gran fuente de luz difusa que es ideal.

La composición es lo más importante. Ya que la comida en el plato, bol o copa es la estrella de la imagen, limite las distracciones en el fondo. Un lente rápido le permitirá utilizar la poca profundidad de campo a su favor para dejar el fondo fuera de enfoque. Así como la gente a menudo siente que tiene «un lado bueno» para fotografiar, pasa lo mismo con la comida. Gire el plato para ver qué lado es mejor para fotografiar.

Recuerda que el plato es el protagonista. Debe llevarse toda la atención, evita que aquello que lo acompañe le haga sombra.

Hágalo simple. Mientras esté tomando fotografías en un restaurante, sea amable con los meseros y los comensales. Permanezca cerca de la luz disponible. Aumente el ISO si es necesario y dispare en aperturas más amplias. Aquí es donde un lente rápido puede hacer una gran diferencia sobre cuán rápido puede disparar.

Utilizar fondos blancos y una vajilla blanca es un clásico que funciona. Ya habrá tiempo para jugar con los colores y los fondos.

De las fotos de alimentos, las bebidas son las menos generosas con la cámara. Practica haciendo fotos de una bebida mientras la sirves, por ejemplo en una copa de vidrio, en lugar de solo el vaso con la bebida estática.

¡Vuelva a tomar la fotografía! Si al volver a su computadora no le gustan cómo quedaron las imágenes pero sí le gusta el contenido, es posible que el plato siga estando en el menú cuando regrese. Traiga a un amigo si no quiere comer solo.

Experimente. Es más sencillo cuando está tomando fotos en su propia cocina en vez de en un restaurante. Utilice una colección ecléctica de platos o copas; para experimentar con la iluminación, utilice geles o cambie el balance de blancos para modificar el modo de la imagen.

www.brunocortes.com.mx

Entradas relacionadas

Deja tu comentario