Escala EU, bajo T-MEC, reclamo a 4T por política energética

El Gobierno de Estados Unidos solicitará hoy consultas de resolución de disputas con México en virtud del acuerdo comercial T-MEC por lo que considera son políticas energéticas discriminatorias a favor de las estatales CFE y Pemex, y en detrimento de las compañías estadounidenses.

Las acciones del País bajo sus leyes de energía son inconsistentes con sus obligaciones bajo el T-MEC, de acuerdo con la Oficina de la Representante Comercial de EU, Katherine Tai.

La medida fue adelantada por dos fuentes mexicanas a la agencia Reuters, que también accedió a un borrador del anuncio que dará hoy la funcionaria estadounidense.

De acuerdo con la Oficina de Tai (USTR, por sus siglas en inglés), las políticas energéticas de México socavan a las empresas estadounidenses que buscan invertir en el País, afectan los intereses económicos estadounidenses en múltiples sectores, desincentivan la inversión por parte de los proveedores de energía limpia, y evitan que las empresas compren energías limpias y confiables.

 

EU considera que las acciones del Gobierno mexicano menoscaban la capacidad regional para combatir el cambio climático de manera efectiva, e impiden que la economía norteamericana funcione con energía limpia, confiable y asequible.

Además, revierten las reformas que hizo el País bajo el Acuerdo de París para cumplir con sus objetivos climáticos.

Si se resuelve que México ha violado sus obligaciones bajo el T-MEC, EU espera conseguir la reapertura del mercado, así como una competencia justa, y que se permita operar a los inversores estadounidenses en el País, pues hasta el momento se han visto obstruidos.

De acuerdo con Carlos Véjar, especialista en Comercio y Arbitraje Internacional y socio de Holland & Knight, en la solicitud de consultas EU deberá exponer las acciones del Gobierno que estén violando el T-MEC o que pueden inhibir el comercio y las inversiones que estén amparadas bajo el mismo.

Se trata del primer paso formal para ir a un panel de solución de controversias bajo el acuerdo comercial sobre el tema energético, señaló, por su parte, Kenneth Smith, ex jefe de la Negociación Técnica para T-MEC.

«Implica llevar a cabo reuniones a nivel técnico y a nivel ministerial», explicó.

Las consultas deben empezar a más tardar 30 días después de la fecha de la entrega de la solicitud, que en este caso EU tendría que presentar a la Subsecretaría de Comercio Exterior, perteneciente a la Secretaría de Economía.

A dichas discusiones, agregó Smith, es posible que se sume un tercero, que en este caso podría ser Canadá.

A decir del también socio en Agon, aunque la etapa de consultas no necesariamente detiene la inversión que ya está llegando al País, tampoco es una buena señal a nivel internacional porque manda un mensaje de que el principal socio comercial de México considera que hay una violación que amerita conformar un panel.

Si los países no llegan a un acuerdo en esa serie de diálogos se pasaría a la etapa de panel bajo el capítulo 31 que establece el mecanismo de solución de disputas Estado-Estado, afirmó Smith.

«Y en caso de que se dé un laudo o un informe, que saliera favorable a Estados Unidos», añadió Véjar, «México tendría que eliminar las medidas que hayan identificado como violatorias al tratado o podrían suspender beneficios a México, considerando la afectación al tema de comercio en energía o establecer aranceles, ya sea en el mismo sector o en otro que sea más eficiente o importante».

Entradas relacionadas

Deja tu comentario