El truco efectivo para limpiar tus esponjas

La limpieza de la cocina debe realizarse con elementos idóneos, ya sea líquidos o herramientas como paños y esponjas. Cuando hacemos referencia a estos últimos, deben estar perfectamente impecables, limpios y sin bacterias, pero pocas veces se sabe cómo limpiar las herramientas con las que limpiamos, valga la redundancia. Y hoy te diremos algunos secretos para que la esponja quede como nueva.

No es secreto decir que los paños y esponjas del hogar deben quedar desinfectados una vez que finalizamos las tareas de limpieza. Para eso te mostramos cómo hacerlo ya que así estarás eliminando microorganismos que podrían afectar tu salud. Estos trucos que te brindaremos a continuación los llevarás a cabo con ingredientes que tenés en casa, por lo que tampoco deberás hacer derroche de dinero.

Este procedimiento se deberá hacer a diario para extender la vida útil de las esponjas y asegurarnos de no desparramar las bacterias por toda la cocina. Según especialistas, el truco más efectivo para limpiar la esponja radica en la utilización de vinagre. El paso a paso es sencillo y en primer lugar deberás eliminar por completo los restos de jabón, después mezclar media taza de vinagre con media de agua caliente y sumergir tu esponja. En esta oportunidad no hace falta que se enjuague, pero sí es fundamental un secado adecuado.

El microondas puede ser otro de los aliados para la limpieza de las esponjas. En este caso, solo debemos humedecer la esponja previamente o colocarla dentro de un recipiente con agua. El siguiente paso consistirá en colocar el elemento a limpiar en el microondas por dos minutos y así desinfectarlo efectivamente y sin esfuerzos.

Por último, y no menos importante, la utilización de bicarbonato de sodio es un clásico en la cocina, tanto para la cocción como para la limpieza de superficies. En este caso, solo debemos mezclar media taza de agua, media de vinagre blanco y dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Tendremos que colocar las esponjas y dejarlas reposando en la preparación durante toda la noche, para al día siguiente dejar que se seque. Finalmente habrá que remojar con abundante agua.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario