MUSEO DEL ESTANQUILLO RECUERDA EL TALENTO Y PROTAGONISMO DE ROSITA QUINTANA

El Museo del Estanquillo Colecciones Carlos Monsiváis de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, recuerda el carisma, la elegancia y el protagonismo de la llamada “Dama de América”, Rosita Quintana (1925-2021), durante su paso por época de oro del cine mexicano, dentro de la exposición “El ingenio foto fílmico de Gilberto Martínez Solares. 78 años de creación.

A través de fotografías y carteles, se da cuenta de su talento no solo para el canto, sino también para la actuación, hecho que le valió la entrada al séptimo arte por la puerta grande, y desde sus inicios aceptó realizar pequeños papeles que le dieron fama. Protagonizó en 1949 tres películas, al lado Germán Valdés, “Tin Tan” en sus largometrajes más importantes: “Soy charro de levita”, “Calabacitas tiernas” y “No me defiendas compadre”. Estas dos últimas, presentes en la muestra del recinto museístico.

En la sala uno del Museo del Estanquillo se observa una imagen en sepia, que muestra al comediante mexicano acompañado de Rosita Quintana en una escena en la que aparecen como dos de los cinco hijos del matrimonio al final de la película “Calabacitas tiernas” del año 1948, que se encuentra en la lista de las 100 mejores de la cinematografía nacional.

En la selección fotográfica “El ingenio foto fílmico de Gilberto Martínez Solares. 78 años de creación” también están a disposición de los visitantes tres carteles de “Soy el charro de Levita”, la segunda en la que Martínez Solares dirigió a “Tin Tan” y que se convirtió en un clásico del género de la comedia por la improvisación, gracia y sobre todo por la magnífica mancuerna actoral que tuvo con Rosita Quintana. Destaca que en este trabajo,  Germán Valdés fue la primera vez que encarnó a un personaje  ranchero, en un ambiente rural en el que no podía faltar la serenata, dedicada a “Rosita García”. Esta cinta es considerada un ícono de la cultura mexicana.

Los materiales publicitarios como el lobby card del largometraje “No me defiendas compadre” de 1949, es otro de los atractivos para los visitantes al recinto. Se resalta el valor de la histrionisa de origen argentino y nacionalizada mexicana, así como del actor Marcelo Álvarez apodado el “carnal Marcelo”. Destaca también una imagen de la propia Rosita Quintana y Fernando Soler en una escena del filme “Mi querido capitán” del año 1950.

El material que exhibe en Museo del Estanquillo es memorable, porque a través del cine se  hace un recuento del  México de la primera década del siglo XX y a muestra a la actriz considerada una de las, mejores parejas femeninas que tuvo el Pachuco (Germán Valdés), ícono de la cinematografía de nuestro país. Rosita Quintana compartió escenario al lado de María Félix, Ninon Sevilla, Ana Bertha Lepe, María Antonieta Pons, Miroslava Stern, Mapy Cortés, y también protagonizó distintos papeles al lado de Arturo de Córdova, Pedro Infante, Andrés Soler y Joaquín Pardavé, entre otros.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario