El alimento para volver de las fiestas: la bomba vitamínica que hace estallar el colesterol

CDMX, 14 de enero del 2022.- Las moras contienen vitamina C, A o K, además de numerosos antioxidantes y componentes antiinflamatorios. Este fruto ayuda a regular el colesterol y el ácido úrico y protege de las enfermedades crónicas y cardiovasculares.
Con la llegada del frío, el cuerpo humano necesita un buen combustible que le permita operar a temperaturas bajas y le sirva de protección contra todos los patógenos que circulan. Estar cargados de vitaminas es fundamental para soportar el crudo invierno y frutas y verduras son nuestras mejores aliadas. El verde, el rojo, el amarillo o el naranja llaman a nuestros ojos en los mercados, pero, a veces, hay que mirar enfocar hacia tonalidades en un principio no tan atractivas.
El negro de las moras no destaca entre la explosión de colorido de la frutería. Sin embargo, son una gran opción para mantener un buen estado de salud. Y es que este pequeño fruto silvestre es una auténtica bomba vitamínica. Destaca su gran aporte de vitamina C, superior al de algunos cítricos. Contiene 21 miligramos por cada 100 gramos de producto, suficiente como para mantener la protección estructural de las proteínas, los lípidos y los hidratos de carbono. Gracias a esta se ayuda a la absorción del hierro o el mantenimiento de huesos y dientes, ya que protege contra la halitosis, la placa dental o la inflamación de las encías.
Además, son muy ricas en vitamina A, fundamental para el sistema inmunitario o la vista, y potasio, clave para el flujo de nutrientes, la expulsión de desechos, el sistema nervioso o el tono muscular. También contienen vitamina B6, riboflavina, niacina y vitamina K, nutrientes que favorecen la descomposición de alimentos de difícil digestión como las carnes. En relación con sus beneficios digestivos, su alto contenido en fibra alimentaria combate el estreñimiento. Por otro lado, la presencia de ácido cítrico en su pulpa favorece al crecimiento y desarrollo y otorga a las moras propiedades contra el escorbuto.
Las moras también son una de las mayores fuentes de antioxidantes conocidas. Entre estos, el resveratrol o las antocianinas, que protegen al sistema circulatorio y previenen accidentes cardiovasculares. A su vez, sus componentes se encargan de guarecer del estrés oxidativo a los ácidos nucleicos que conforman el ADN y el ARN.
También pueden ser de gran ayuda para prevenir las enfermedades crónicas. Y es que sus compuestos polifenólicos les otorgan una gran capacidad antiinflamatoria. Y no solo eso, ya que las propiedades de esta baya fomentan una buena síntesis de la elastina, el colágeno, la noradrenalina y la carnitina. Por otro lado, controla los niveles de ácido úrico en la sangre.
Las moras recargan nuestras pilas en invierno, pero también regulan nuestro cuerpo tras unas fiestas navideñas en las que se acostumbra a cometer excesos. Este alimento es un 85% agua y un 10% azúcares y no contiene colesterol. Además, contiene pterostilbeno, que facilita la reducción de colesterol y regula los niveles de glucosa. Motivo por el que suelen aparecer en dietas para pacientes con diabetes 2 o personas que buscan bajar el peso.
Obviamente, el consumo de moras debe ir combinado con el de otros alimentos para crear una dieta variada y saludable. Pero, no solo las gamas brillantes son garantía de éxito en la frutería. Ya se sabe, el negro siempre está de moda.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario