¿Un acto intervencionista? México aclara su demanda contra fabricantes de armas en EEUU

CDMX a 13 de diciembre, 2021.- El Gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador señaló que la demanda presentada en tribunales estadounidenses no pretende violar la soberanía de ese país, simplemente hacer responsables a las empresas que alientan el tráfico ilegal de armas.

El 4 de agosto pasado, ocurrió un acto sin precedentes en la relación bilateral entre México y Estados Unidos: la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) demandó a 10 fabricantes de armas bajo el argumento de que esas empresas alientan las actividades de los cárteles del narcotráfico.
La decisión generó polémica en el país norteamericano, donde algunas facciones republicanas y las propias compañías armeras negaron su responsabilidad sobre la violencia que se vive en México debido al crimen organizado.
Cuatro meses después, el Gobierno mexicano emitió un comunicado para explicar, nuevamente, que la demanda no es contra Estados Unidos, sino contra el «comercio negligente de armerías y distribuidoras».
También recordó que el tráfico ilícito de armas es un tema de interés para México y para la región entera, la cual presenta los índices más altos de violencia con armas de fuego del mundo, según la SRE.
«A pesar de los contextos nacionales específicos, la violencia que propicia el tráfico de armas tiene consecuencias de gran magnitud en la calidad de vida de nuestras poblaciones, así como en el desarrollo de nuestros países. En muchos casos, porcentajes considerables de las armas que se encuentran en el mercado ilegal de nuestros países provienen de Estados Unidos», afirmó el Gobierno de México.
Entre las empresas demandadas por México ante un tribunal de Massachusetts se encuentran Smith & Wesson, Sturm, Ruger & Co, Beretta USA, Barrett Firearms Manufacturing, Colt’s Manufacturing Co y Glock Inc.
Además, dijo que esta acción legal se dio luego de la masacre de mexicanos en El Paso, Texas, en agosto de 2019, así como de «varios incidentes con armas de alto calibre que posteriormente han ocurrido en nuestro país».
En septiembre pasado, el canciller Marcelo Ebrard aseguró que, «si no tenemos la posibilidad de que en Estados Unidos se asuma la corresponsabilidad en los índices de violencia en México a través de la disponibilidad de armas, pues entonces va a ser muy difícil que logremos reducir la violencia en nuestro país».

Entradas relacionadas

Deja tu comentario