Tal cual/El sepultero de Nueva York

Ciudad de México, 23 de julio de 2020. – Durante los primeros meses de la pandemia del Covid-19 en Nueva York y aún ahora, cientos de miles de paisanos, muchos de ellos indígenas, sobrevivieron al abandono oficial, tanto del gobierno de Estados Unidos, pero sobre todo de México, en especial del Consulado en esa ciudad, epicentro de la crisis sanitaria en Estados Unidos con 25 mil fallecidos.

 

 

 

En redes sociales, en especial en Facebook, los mexicanos que residen en Nueva York se quejaron y lamentaron el abandono del cónsul, Jorge Islas, ya que ni siquiera la sede diplomática estaba abierta y sólo recibían mensajes vía telefónica o redes sociales de cómo cuidarse, la sana distancia y los hospitales que atendían, pero de apoyos para atención médica, económica o funeraria, nada.

 

 

 

Tal fue el abandono por semanas y meses, que en Facebook y vía la aplicación GoFundMe se hicieron cientos de colectas para los funerales de igual número de mexicanos, cuyo costo de cada servicio funerario en Estados Unidos es de entre los 5 mil y 10 mil dólares de acuerdo con us-funerals.com.

 

 

 

Las historias de poblanos, guerrerenses, morelenses, hidalguenses y de otros estados se repetían. “Mi hermano falleció por Covid en Manhattan…era cocinero y perdió la batalla contra el coronavirus…pedimos su solidaridad para su funeral”, eran y son aún mensajes comunes en páginas de Facebook de mexicanos en Nueva York.

 

 

 

Organizaciones como La Colmena y la activista de origen mexicano, Lorena Lucero cuestionaron incluso las cifras. “Debemos empezar a contar a nuestros muertos en Nueva York y hacerlo bien, porque lo que está reportando el Consulado de México respecto a las víctimas del Covid-19 no está apegado a la realidad, es sólo una parte”.

 

 

 

Frente a las cifras que ha presentado el Consulado en Nueva York, que contrastan con testimonios de familiares, publicaciones en redes sociales y en plataformas como Gofundme, organizaciones y activistas en Nueva York ya realizan un censo sobre el número real de mexicanos muertos de Covid-19 y reúnen fondos para el pago de los funerales.

 

 

 

Asimismo diversas organizaciones, activistas y empresarios han hecho frente a temas como el desempleo y la falta de recursos para comprar alimentos para los llamados “héroes mexicanos” como los califica el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Iniciativas como los refrigeradores callejeros, despensas del Rey de la Tortilla, Los Topos en Nueva York están entregando alimentos, igual que la Colmena en State Island buscando fondos para funerales y entregando despensas. Es la prueba del abandono del Consulado para cientos de miles de paisanos.

 

 

 

Tuvieron que pasar meses y a propuesta de organizaciones como el Consejo Supremo Hñahñu, que señalaron que así como se destinó un avión militar para traer a México a Evo Morales, se debía utilizar una aeronaves para repatriar los alrededor de mil 200 cadáveres de compatriotas fallecidos a consecuencia de Covid-19 en diferentes países del mundo, pero principalmente de Estados Unidos.

 

 

 

El vuelo militar que trasladó hace unos días a México a 245 mexicanos desde Nueva York era lo menos que podía hacer el gobierno federal por el trabajo de los paisanos y su aportación a la economía nacional con más de 34 mil millones de dólares en remesas en 2019.

 

 

 

El discurso, la medias verdades del cónsul Jorge Islas, en el cargo sin experiencia diplomática y más bien por recomendación de su amigo Juan Ramón de la Fuente, no borran el abandono de los mexicanos en Nueva York. Lamentable su papel de sepulturero de los mexicanos, exaltando su labor, llamándolos “héroes” y “trabajadores esenciales” cuando les cerró la puerta por meses cuando muchos morían en sus casas o en hospitales de la Gran Manzana sin ni siquiera un traductor, menos un apoyo económico. Tal Cual.

 

Luis Carlos Rodríguez González

 

Cortesía de www.theexodo.com

 

 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario