Proponen descarbonización del transporte para combatir el cambio climático

Ciudad de México, 15 de septiembre del 2020.- Con el objetivo de discutir cómo pueden contribuir los gobiernos subnacionales al fortalecimiento de la meta NDC en el sector transporte, el Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés), la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), llevaron a cabo el taller “Incorporación de las acciones subnacionales para el fortalecimiento de la NDC de México en el sector transporte”.

Actualmente, México se encuentra en el proceso de revisión y fortalecimiento de su Contribución Nacionalmente Determinada (NDC, por sus siglas en inglés), momento clave para incorporar la descarbonización del transporte en los instrumentos de política y crear sinergias con objetivos y líneas de acción establecidas en la NDC.

En el evento inaugural del taller, Adriana Lobo, directora ejecutiva del WRI-México, señaló que no sólo se tienen los retos habituales, sino también desafíos adicionales, como el financiamiento en el sector del transporte ante el desplome de su demanda y el home-office–que está ocupando un lugar impensable antes de la pandemia–, al igual que otros temas, como las afectaciones psicológicas del confinamiento y la implementación de ciclovías emergentes.

“La colaboración e interlocución entre distintos niveles de gobierno, así como la participación de la sociedad civil son esenciales para sumar esfuerzos y cumplir con nuestros objetivos climáticos. Hablemos de ayudar a nuestras ciudades y ver de qué manera podemos contribuir a las NDC de México”.

Por su parte, Claudia Octaviano Villasana, coordinadora general de Mitigación al Cambio Climático del INECC, se refirió a la importancia de trabajar en sinergia con los estados en la búsqueda de posibles soluciones de manera más ambiciosa, lo que beneficiaría la calidad de vida y la salud de la población si se actúa a la par con el sector transporte, ya que se proyecta que para el año 2030 este generará 250 millones de toneladas de CO2,  lo que lo convierte en el que más contribuirá a agudizar el cambio climático.

“Sabemos que nuestra NDC del sector transporte es muy importante para lograr este compromiso del país, y que si trabajamos con las entidades es más probable que encontremos más acciones y medidas para así poder articular esfuerzos con los estados y también acciones de mitigación más ambiciosas y más alineadas a las prioridades estatales y de desarrollo en México.»

César Rodríguez Ortega, director general de Evaluación y Planeación de la Semarnat, señaló que la política climática de la actual administración se orienta a vincular los beneficios ambientales con los objetivos de justicia social, y pretende cerrar las brechas de desigualdad al interior del país que afectan a la población más vulnerable, sobre todo ante fenómenos que pueden tener efectos tan importantes como el cambio climático.

Enfatizó que para la Secretaría la crisis sanitaria del COVID-19 es una oportunidad de aprendizaje para aprovechar este proceso de transformación de nuestras conductas sociales y políticas y permitir la transición a una economía solidaria, mucho más sustentable, con una mejor administración de recursos naturales y de infraestructura.

Al mencionar algunos instrumentos clave para fomentar el tránsito hacia una economía baja en carbono, destacó que una de las acciones relevantes para el transporte público es el fortalecimiento de los vínculos de la banca de desarrollo para el financiamiento, de tal manera que los proyectos que se establecen tengan una alineación con la acción climática.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario