Proceso electoral federal mueve pasiones en México

Por Luis Manuel Arce Isaac

CDMX 8 de septiembre del 2020.-(Prensa Latina) El proceso electoral federal en México para renovar la mitad de las gobernaciones estatales, la Cámara de Diputados, asambleas regionales y alcaldías, mueve pasiones por su importancia inédita para este tipo de evento.

 

Su trascendencia la marca el objetivo de la oposición política de desmantelar el andamiaje que, según su criterio, sostiene al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, como la mayoría calificada en la Cámara de Diputados, y en cargos públicos como asambleas locales y alcaldías.

Para ello aspiran a arrasar en la Cámara de Diputados donde el oficialista Morena tiene 251 diputados y más de 300 escaños si se añaden los de la coalición Juntos Haremos Historia, principalmente los 46 del Partido del Trabajo.

De forma paralela, impedir que Morena y sus aliados logren sumar a sus pocas gobernaciones algunas de las 15 que cambiarán el 6 de junio de 2021 y que la correlación de fuerzas en el mapa del poder estatal sea desfavorable al ejecutivo nacional para trabar los programas sociales de la IV Transformación, el modelo socioeconómico antineoliberal del presidente López Obrador.

En la acera de enfrente, los morenistas y sus aliados buscan todo lo contrario, es decir, cambiar en todo el interior del país a su favor la correlación de fuerzas y liberar de trabas el plan de desarrollo nacional, en particular sus programas sociales, para lo cual es fundamental ampliar su control en los 31 estados y el gobierno de la Ciudad.

Estos comicios son los más grandes que se han realizado porque se renovarán más de tres mil puestos de elección popular en las 32 entidades (incluida la capital), 15 estados elegirán a su nuevo gobernador y 30 renovarán ayuntamientos y alcaldías. En todos los estados se votará para elegir a los 300 legisladores federales para la Cámara de Diputados.

Los estados que renovarán gobernaturas son Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas.

El PRI es el partido que tiene más gubernaturas que cambian con ocho, le sigue el PAN con cuatro, el PRD uno, Morena otro, y hay uno independiente. Morena competirá por las 15 plazas en juego.

En el caso de la elección para ayuntamientos, los únicos estados que no renovarán cargos son Durango e Hidalgo. La Ciudad de México votará por 16 nuevos alcaldes, y Campeche además elegirá 22 cargos auxiliares. Hidalgo y Coahuila tendrán elecciones antes que el resto de los estados, el 18 de octubre de 2020.

Todos los partidos, incluido Morena, van debilitados a estos comicios. La coalición oficialista va muy golpeada por discrepancias internas que afloraron con la votación del presidente a la Cámara de Diputados que finalmente la obtuvo el opositor PRI el cual frustró las aspiraciones del PT.

Más grave aún es el hecho de que hay una fractura interna muy seria en Morena puesta en evidencia en el angustioso proceso de elección de su nueva dirigencia, en particular para los cargos de la presidencia y la secretaría general disputadas al menos por cinco grupos entre los cuales las negociaciones no han prosperado.

Por su parte, los partidos Acción Nacional (PAN) y Revolucionario Institucional (PRI) llegan con una crisis de liderato e inmersos en graves señalamientos de corrupción puestos a la luz pública por el exdirector de Pemex Emilio Lozoya, lo cual profundizó más todavía la falta de credibilidad de esas agrupaciones.

Ante ese panorama, los 10 gobernadores conservadores más connotados crearon un frente para oponerse al gobierno, cerrar filas en los comicios y tratar de impedir un avance de Morena en los estados. Todos abandonaron el Consejo Nacional de Gobernadores aunque su efecto es más mediático que práctico.

Su alianza tiene los pies de barro, pues algunos están en la lista de acusados por corruptos de Lozoya y muy desacreditados. En suma, más que confiar en sus propias posibilidades para ganar, la oposición parece jugar sus principales cartas a la división interna de Morena y la coalición de gobierno.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario