México se encargará de buscar a hijos del ‘Chapo’ Guzmán en su territorio

CDMX a 16 de Diciembre del 2021.-«Si están en territorio nacional a quien corresponde detenerlos es a la autoridad nuestra. No se permite que ninguna fuerza extranjera actúe en esta materia ni en ninguna otra en nuestro territorio. Nosotros somos los que tenemos que hacer nuestro trabajo, de acuerdo también a las investigaciones que se llevan a cabo en México», sostuvo el jefe de Estado durante una conferencia de prensa.

El Gobierno de EEUU ofreció el 15 de diciembre una recompensa de cinco millones de dólares, a cambio de información para su captura.
López Obrador dijo que las recompensas ofrecidas por el Gobierno de EEUU están en «una lista de presuntos delincuentes de la venta tráfico de drogas, en este caso lo que tiene que ver con drogas sintéticas, con el fentanilo», un opiode más potente que la morfina.
Explicó que la preocupación del Gobierno del presidente Joe Biden se debe a que «han perdido la vida muchos estadounidenses, más de 100.000 por estas drogas, que son muy peligrosas, y por eso tomaron esta decisión».
Ovidio, Iván Archivaldo, Jesús Alfredo y Joaquín, son los cuatro hijos del capo fundador de la que fue la poderosa organización narcotraficante y ahora son «miembros de alto rango del Cártel de Sinaloa», anunció el 15 de diciembre el Departamento de Estado.
Cada uno de los cuatro hijos de Guzmán —que purga una condena de cadena perpetua en una prisión de EEUU—, está sujeto a una acusación federal en EEUU por tráfico ilícito de drogas.
Balas para un arma de fuego - Sputnik Mundo, 1920, 16.12.2021

Mencionó además las campañas de autoridades mexicanas para que los jóvenes no consuman drogas. «Nos preocupan estas drogas químicas porque destruyen en muy poco tiempo a las personas», subrayó.

La liberación de Ovidio

Ovidio Guzmán, 31 años, el hijo más destacado del clan, fue detenido por militares y liberado por una orden presidencial el 17 de octubre de 2019 en Culiacán, capital del estado Sinaloa (noroeste).
Aquella fecha, la organización criminal respondió con un despliegue de cientos de hombres armados en camiones con blindajes artesanales y ametralladoras, que atacaron instalaciones gubernamentales y militares.
«No quisimos que perdieran la vida más personas, en aquel entonces podía haber más de 200 muertos. Tomamos la decisión de que se detuviera el operativo», agregó el gobernante en conferencia de prensa.
La liberación de Ovidio «fue una circunstancia muy especial, un operativo [de captura] que no se ejecutó bien, a las tres de la tarde, con muy poco personal, sin apoyar a los que fueron a la detención», recordó el gobernante.
López Obrador tomó la decisión cuando realizaba una gira de trabajo en el estado de Oaxaca (sur) en compañía del secretario de la Defensa, general Luis Crescencio Sandoval.
«Vino una reacción muy fuerte de la delincuencia, detienen a civiles y militares, agreden unidades habitacionales de las Fuerzas Armadas, se atrincheran con armas de alto calibre, iba a haber un enfrentamiento con muchos muertos y se decidió detener el operativo», relató.
Aquella decisión sigue en el centro de la discusión pública mexicana: «si hicimos bien o hicimos mal, la historia lo dirá. Yo fui el que tomó la decisión de parar el operativo», enfatizó.
López Obrador afirmó que en su administración «no hay impunidad para nadie».
Cuestionó que en gobiernos anteriores se presentaba una «asociación delictuosa entre la delincuencia organizada y las autoridades».
Mencionó como caso más representativo el de Genaro García Luna, ahora detenido y procesado en EEUU por narcotráfico, quien fue el secretario federal de Seguridad de 2006 a 2012.
Aseguró que en aquella época «se permitía que agentes extranjeros intervinieran en operativos en nuestro país».
Señaló que un caso de violación de la soberanía mexicana ocurrió con el operativo «Rápido y Furioso», que introdujo armas de EEUU a México, adaptadas con chips para seguimiento de criminales.
Finalmente dijo que rechazó una oferta de ayuda militar de parte del entonces presidente Donald Trump (2017-2021), cuando ocurrió la masacre de tres mujeres y seis niños, miembros de la familia LeBarón mexicana —estadounidense en Sonora (norte), cerca de la frontera con EEUU, en noviembre de 2019.
Tomado de Sputnik.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario