Más allá de ser la flor de la Navidad: los usos de la nochebuena a lo largo de la historia

CDMX a 09 de diciembre, 2021.- Así como el cempasúchil es el acompañante florido inconfundible del Día de Muertos en México, las fiestas de Navidad en varios países alrededor del mundo se acompañan de los fuertes pétalos rojos de la nochebuena, pero ¿qué usos ha tenido esta flor en la historia?

Su nombre científico es euphorbia pulcherrima y se distribuye de manera natural desde el estado mexicano de Sinaloa, en el noreste, hasta Guatemala, a través de la costa del océano Pacífico. También está presente en El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, de acuerdo con información de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
El cronista fray Bernardino de Sahagún, autor de la Historia general de las cosas de Nueva España, registró que la nochebuena tuvo usos medicinales y ceremoniales en el México anterior a la llegada de Cristóbal Colón a América y de la conquista de Tenochtitlán en manos de Hernán Cortés.
El látex de la flor incrementa la producción de leche materna, distinguió el fraile, además de que era usada como auxiliar para sanar infecciones de la piel.
Ya en la época novohispana comenzó la asociación de la flor con la celebración católica del nacimiento de Jesús, ubicado el 25 de diciembre, lo que se conoce popularmente como Navidad.
«De ahí que la ciudad de Taxco sea considerada punto central de la nochebuena desde el punto de vista biocultural», añade la especialista.
En 1825, cuando México ya se había independizado de España, el Gobierno de Estados Unidos nombró como primer enviado extraordinario y ministro ante el país vecino a Joel R. Poinsset, quien convocó a colegas a recolectar organismos vegetales y animales mexicanos.
Aparentemente, en ese recorrido los funcionarios estadounidenses recogieron ejemplares de la nochebuena y la enviaron a Estados Unidos, una suposición que no ha sido documentada de manera contundente, aunque hay documentos que prueban que Poinsset envió ejemplares de plantas mexicanas al Jardín de Bartram, Filadelfia, la colección botánica más importante de la época.
El jardín presentó en una exposición de 1829 flores de nochebuena, lo que confirmó la adopción de la planta en la tradición estadounidense, que también fue incorporada en sus festividades.
El curador del Real Jardín Botánico de Edimburgo, Robert Buist, la cultivó en un invernadero y la envió a Inglaterra, y así fue que esta flor roja emblemática arribó a Europa.
Ya en el siglo XXI, un grupo de productores de Holanda y Alemania estableció un consorcio para cultivar nochebuena y se ha convertido en el principal productor de esta flor navideña.
México cuenta con distintas variedades desarrolladas de la flor y ha patentado 12. Entre sus principales productores figuran Michoacán, Puebla, Morelos, Jalisco, la Ciudad de México y el Estado de México.
A nivel mundial, después de Europa y antes que México figura Estados Unidos por su producción.
Su nombre en náhuatl es cuetlaxochitl, que significa «flor que se marchita». Otros nombres que recibe en el mundo son:
  • pinsettia

  • flor de pascua

  • pastora

  • corona del inca

  • pascuero

  • estrella federal

  • flor de nadal

  • flor de Navidad

Entradas relacionadas

Deja tu comentario