¿El ser mexicano no existe? La diversidad de la mexicanidad

CDMX a 12 de Octubre del 2021.-Jurídicamente se reconoce a una persona mexicana cuando sus padres son mexicanos o si nace en territorio nacional, sin hablar de los extranjeros naturalizados. Sin embargo, autores que van desde Octavio Paz, hasta José Vasconcelos, Samuel Ramos y Raúl Béjar Navarro han tratado de dimensionar los elementos psicológicos, culturales, sociales e históricos de la mexicanidad.

Para el doctor Héctor Rosales Ayala, investigador del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM, desde una perspectiva de deconstrucción, «el ser mexicano no existe» como identidad única, mientras elementos culturales como sus tradiciones —Día de muertos, por ejemplo— son sólo elementos superficiales que ayudan a vislumbrar la cultura, más no una mexicanidad, pues ante este concepto «se impone la diversidad humana y la diversidad cultural».

«Más allá de la identidad jurídica hay una pluralidad de identidades, yo creo que en lugar de reducir la identidad a un tipo de mexicano hoy se observa las identidades regionales, por ejemplo, la del norte, y luego está la de Mesoamérica. Es muy diferente la pluralidad étnica de Oaxaca, Chiapas y Guerrero con otras zonas como Michoacán o Jalisco», declaró el investigador en conversación con Sputnik.

Para Regina Martínez, doctora en Ciencias Antropológicas e investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, la mexicanidad se ha tratado más como una «narrativa esencialista» con la que se niega el pasado y se pretende moldear el presente negando precisamente esta diversidad manifiesta que se observa al analizar la zona norte o zona sur del país, pues, por mencionar sólo un ejemplo, tradiciones «muy mexicanas» como el Día de Muertos se conmemoran de manera distinta en Chiapas que en Nuevo León.
Bandera de México - Sputnik Mundo, 1920, 12.10.2021

En este sentido, el director del Instituto de la Mexicanidad, el doctor Gastón Melo, definió la identidad mexicana, desde lo ontológico, como «la forma en la que hacemos trascender y dar valorar aquellos elementos que constituyen la identidad mexicana en sus términos de la cultura y de sus vectores históricos», y reconoce la misma diversidad a partir de las zonas geográficas.
«La mejor mexicanidad es la que es prospectiva, no retrospectiva«, sentencia el especialista, quien agrega que la identidad nacional debe «generar lo que no hemos logrado hasta este momento después de 500 años de dominación criolla y colonial: crear un sistema de igualdad de posiciones. Que la gente se diferencia en el camino es correcto, pero que tenga la oportunidad de partir de las mismas bases para que tengan igualdad de oportunidad».

Indígenas y mestizos

Uno de los puntos polémicos al momento de definir la condición de ser mexicano es el proceso de mestizaje que se dio durante la conquista y la colonia española, pues dificulta rastrear un origen preciso del ser mexicano.
Para Gastón Melo Medina, el mestizaje es causa de la mexicanidad y asumirla como parte de una identidad nacional es clave para dejar atrás la visión planteada en obras como El Laberinto de la Soledad, en la que existe esta dicotomía entre el pasado y el presente.
Peregrinos y danzantes: México celebra el día de la Virgen de Guadalupe - Sputnik Mundo, 1920, 27.09.2021
«México y varios países de América Latina son nuevos en el sentido que esta hibridación, representan en cierto sentido el destino de la humanidad que tiene por mejor proyecto el constituirse en una unidad, en una humanidad solidaria, incluyente», afirmó en su entrevista para Sputnik.
En contraste, Martínez Casas considera que el mestizaje es «en sí mismo lo que nos da la esencia de la identidad mexicana», pues, a pesar de los intentos, la diversidad se ha impuesto a la realidad.
«El ser mexicano es una narrativa bastante esencialista en sentido que nos plantea estos puntos herencias y no recupera todo lo que seguimos presente y que viene de la diversidad lingüística y cultural que nos caracteriza. Pero tampoco en la narrativa se suele incorporar este vínculo que tiene México con otros escenarios o con otro tipo de coyunturas históricas», aseveró.
En este tenor, Rosales Ayala considera que el mestizaje es un concepto que se ha capitalizado de forma distinta a lo largo del tiempo y por tanto ha cobrado una relevancia diferente a partir del contexto histórico y político, hasta llegar a ser «borrado» para crear una falsa sensación de «unificación».
«El mestizaje después de la revolución mexicana se retoma como ideología nacionalista. En 1921, 22, con José Vasconcelos, simplemente la heterogeneidad étnica que seguía existiendo en México, con una mayoría de población indígena o campesina, simplemente se borró, entonces nosotros ya no somos diferentes: somos mexicanos, todos somos mestizos. Pero la realidad se impuso y la heterogeneidad étnica sigue presente», sostiene.

Hacia una nueva mexicanidad

Los tres especialistas consultados por Sputnik coinciden que, al hablar de mexicanidad, es necesario reconocer su pluralidad y diversidad, empezando por identificar los diferentes «Méxicos» que existen tan sólo al analizarlo desde diferentes regiones geográficas.
Para Gastón Melo la propuesta de una identidad nacional debe ir encaminada a construir un «nuevo imaginario nacional» que refleje la diversidad cultural de nuestro país, al grado que no descarta ver cómo estados del norte y sur se congregan para formar unos «Estados Desunidos Mexicanos«.
«México debe fomentar una cierta movilidad social en el siglo XXI y al mismo tiempo aprender a convivir en las lógicas de la globalización y la alta identidad que nos aporta un sentido gregario de comunidad y la conciencia de la globalización nos permite entender la supralógica irrenunciable ante las cuales vivimos. Ir a la construcción de una mexicanidad sensible a estas lógicas me parece el gran reto del siglo XXI», comenta el experto.
Por su parte, Regina Martínez considera que la definición de mexicanidad debería abrir un debate más amplio que trascienda efemérides y coyunturas políticas, pues es un tema complejo.
Rosales Ayala, por su parte, considera que hablar de una identidad mexicana necesariamente implica hablar de una idea de ciudadanía, crítica, que además tome en cuenta su relación con Estados Unidos, desde su subordinación hasta la presencia que tienen los mexicanos en el país del norte.
«Lo único que nos puede unir es elemento de conciencia histórica de aprender la necesidad de una ciudadanía crítica capaz de tomar bajos sus manos un proyecto de futuro. México hoy es un país de mentira. La mexicanidad, como se tiene oficialmente, debe tomar en cuenta la relación de subordinación con Estados Unidos», considera el especialista.
Tomado de Sputnik.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario