Educación ambiental para una cultura de sustentabilidad

CDMX 19 de agosto del 2020.-La necesidad de individuos cada vez más conscientes y comprometidos con el medio ambiente ha originado que gobiernos y sociedades caminen hacia acciones más concretas y creativas para formar ciudadanías críticas y participativas que logren responder a los retos actuales.

La importancia de una educación ambiental para ensanchar las bases de una opinión pública bien informada quedó asentada en la Declaración de Estocolmo sobre Medio Ambiente Humano en 1972.

Años más tarde, durante la Década de la Educación Ambiental para el Desarrollo Sostenible (2005-2014) se plantearon nuevas formas de abordar el tema basadas en políticas de Estado transversales y multidisciplinarias.

El gobierno mexicano retoma los planteamientos de esa dinámica del mundo global, reconoce la urgencia de lograr una sociedad cada vez más informada y corresponsable con su entorno y pone énfasis en la importancia de trabajar de forma coordinada con distintas dependencias.

La educación ambiental forma parte del Programa Sectorial 2020-2024 de la Secretaría de Medio Ambiente, que propone impulsar la coordinación intra e interinstitucional con un enfoque territorial, biocultural, de género y agroecológico.

En ese sentido, en coordinación y sinergia con distintas dependencias, Medio Ambiente desarrolla una gama de herramientas educativas.

Ejemplo de lo anterior es el reciente foro virtual realizado en conjunto con la Secretaría de Educación Pública, el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), en el que presentaron distintas herramientas educativas enfocadas a estudiantes de los niveles básico y medio superior acerca del cambio climático en nuestro país.

Una de ellas es la serie de cápsulas audiovisuales El cambio climático nos toca, material audiovisual producido por la Dirección General de Televisión Educativa y el INECC, que constituye una de las principales plataformas para el inicio del ciclo escolar 2020-2021, dirigido a las y los alumnos de Educación Básica.

Asimismo, la UNICEF produjo sendos manuales para docentes y estudiantes de secundaria El cambio climático y mis derechos, los cuales conforman un apoyo para ampliar conocimientos sobre medio ambiente, cambio climático y reducción de riesgo de desastres.

Por su parte, el Centro de Educación y Cultura Ambiental (Cecadesu), desarrolló el programa Escuela verde, que incluye acciones integrales para disminuir el impacto ambiental de los centros educativos.

Sin duda, estas y otras acciones permitirán avanzar hacia el fortalecimiento de una ciudadanía crítica que participe de forma corresponsable en la transformación hacia la sustentabilidad.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario