Árbol de Navidad natural o de escarcha, una tradición vida y adaptable

Alejandra Olivares.

Ciudad de México a 15 de diciembre del 2021.-El árbol de navidad es el elemento más representativo de las fiestas decembrinas. Su origen cómo puedes suponer es mucho más remoto de lo que piensas.

El cristianismo solía utilizar fechas claves en los ritos paganos y transformarlas en celebraciones cristianas, de esta manera conseguía que el cambio de religión fuera más sencillo para los creyentes. El ejemplo más claro lo tenemos con las pascuas.

Cuando el cristianismo se volvió clave en Roma, utilizó la festividad del Sol Invictus del 25 de diciembre, para festejar el nacimiento de Cristo. Está práctica resultó muy útil para que los rituales paganos se transformaran lentamente en celebraciones cristianas, aunque algunos mantenían características de su festividad original. Este fue el caso del árbol de navidad.

Originalmente se adornaba un árbol para celebrar el nacimiento de Frey, el dios nórdico más venerado de parte de la región que ahora conocemos como Alemania. Y al ser una fecha cercana al 25 de diciembre, y por consiguiente al nacimiento de Cristo, los antiguos cristianos tomaron elementos de la celebración y los dotaron de un significado cristiano.

En el caso particular de México, se piensa que la tradición arribó con la llegada del emperador Maximiliano de Habsburgo, quién junto a su esposa Carlota, decidió incluir un magnífico árbol en la decoración del Castillo de Chapultepec. El árbol causo tal furor entre los aristócratas mexicanos, que terminó extendiéndose por todo el país. Sin embargo, el fusilamiento y el exilio de los conservadores provocó que la tradición cayera en desuso por algunos años.

Pero la ausencia del árbol navideño no duraría mucho. Pues el retorno desde Estados Unidos del general Miguel Negrete, primer ministro de guerra de Benito Juárez, y una fuerte influencia yanqui provocó que esté incluyera la instalación de un árbol de navidad en su residencia. De nuevo, el elemento adquirió popularidad entre sus allegados, y una posterior cobertura por parte de la prensa de la época, lo catapultó a la fama.

Actualmente los árboles que adornan los hogares pueden ser pinos naturales, cortados en sitios especializados en cultivarlos para su venta en esta época, como Amecameca, en el Edomex, y sus precios varían desde 500 hasta 2000 pesos por ejemplar. O artificiales, hechos de escarcha, cuyos costos varían de acuerdo con el tamaño, desde arbolitos de navidad para el escritorio, hasta grandes modelos para la sala.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario