¿Por qué desciende una serpiente emplumada por la pirámide maya en Chichén Itzá?

Cada año Chichén Itzá acoge a miles de visitantes para recibir a la primavera con un espectáculo natural excepcional generado por la arquitectura de la cultura maya y el sol.

Son varios los santuarios arqueológicos mayas que abren sus puertas para celebrar este nuevo periodo solar, pero uno de los más concurridos es Chichén Itzá que se encuentra ubicado a 120 kilómetros de Mérida y a unos cuantos kilómetros de Cancún en la península de Yucatán.

Lo que hace especial a Chichén Itzá es no solo su reputación de ser uno de los grandes centros ceremoniales de la cultura maya, sino que cada 21 de marzo brinda un espectáculo conocido como el descenso de la serpiente emplumada llamada Kukulkán que se avista en las escalinatas del castillo de Chichén Itzá.

La arquitectura y la formación de siete triángulos de luz invertidos con la iluminación del sol en Chichén Itzá produce un evento casi mágico visualmente porque como resultado de la sombra que proyectan las plataformas de la pirámide cuando el sol avanza se crea la figura de una serpiente que baja gradualmente por una de las escaleras.

Unas enormes cabezas de serpiente ubicadas al pie de la escalera completan la ilusión del descenso de la serpiente.

Los turistas nacionales y extranjeros en esta fecha buscan ubicarse lo más cerca posible de Chichén Itzá con varias horas de anticipación a la puesta del sol para observar cómo Kukulkán desciende la escalera de la pirámide durante unos 45 minutos.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario