La Orquesta Sinfónica Nacional concluirá primera temporada del año con Las estaciones de Joseph Haydn

Noticias MX.- La Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), dirigida por Carlos Miguel Prieto, concluirá su primera temporada de 2019 conLas estaciones de Joseph Haydn, considerado el padre de la sinfonía y del cuarteto de cuerdas. La agrupación del INBAL ofrecerá dos presentaciones en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes: viernes 28 de junio y domingo 30 a las 20:00 y 12:15, respectivamente.

En ambas fechas, la agrupación estará acompañada por el Coro de Madrigalistas del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, bajo la dirección de Carlos Aransay, así como por la soprano Cynthia Anaid Sánchez Guerra, el tenor David Orlando Pineda Roldán y el bajo Edgar Alberto Albarrán Barón.

Las estaciones de Haydn se estrenó el 24 de abril de 1801, año en que el autor experimentaba fatiga física y mental. Después escribió sus últimas voluntades y ante la proximidad de ambos acontecimientos, algunos consideraron esta obra como su testamento musical.

Las estaciones es una pieza que se divide en cuatro: inicia con La primavera, que describe el paso de dicha estación hasta llegar al invierno; sigue El verano, que comienza con una evocación del amanecer; después toca el turno de El otoño, que describe la abundancia de la cosecha, y finaliza con El invierno, un adagio que relata de forma ingeniosa la niebla y el frío.

El libreto de la obra es del barón Gottfried van Swieten, noble austríaco que tuvo influencia en el propio Haydn, Mozart y Beethoven. Se basa en el poema homónimo de James Thomson, publicado entre 1726 y 1730, cuyo tema principal es el elogio de la naturaleza y del trabajo en el campo.

Al igual que Las siete últimas palabras de Cristo en la cruz y La creaciónLas estaciones, integrada por cuatro cantatas, forma parte de la etapa final de Haydn como compositor, pues a partir de 1802 su salud comenzó a deteriorarse cada vez más.

Diversas han sido las personalidades de la música que han hecho comentarios sobre la obra de Haydn a lo largo de la historia, como el caso del musicólogo Jens Peter Larsen, quien mencionó que “la música de Las estaciones, como la de La creación, es de una maravillosa frescura y de una originalidad que nunca decae, aunque Haydn consideró demasiado agotadora la labor de componer este oratorio”.

De acuerdo con el flautista y director de orquesta Horacio Franco, “Las estaciones tienen una particularidad: es una pieza que nada tiene que ver con el Antiguo Testamento. El texto estriba en una descripción del ciclo agrícola anual a partir de las cuatro estaciones, primavera, verano, otoño e invierno. La música es de mucha intensidad, así que requiere de gran concentración del público para apreciar la belleza de lo lírico, lo dramático y las fugas”.

En alguna ocasión, Juan Arturo Brennan, escritor especialista en música, explicó que “Haydn nunca hubiera podido hacer de Las estaciones la verdadera contraparte de La creación, como era su intención. Desde el inicio del vivace en la introducción a La primavera es claro que es diferente. En la descripción de la mañana y el mediodía en El veranohay algo del carácter etéreo de La creación, pero por lo demás, las muchas escenas brillantes no son más que cuadros de la vida cotidiana en el campo”.

 De nuevo —agregó Brennan—, las arias cubren un enorme rango expresivo, desde las canciones populares de Hanne en El invierno hasta la dramática descripción de Lucas en la misma sección. La combinación de solos o ensambles con lo vocal es usada con gran efectividad, como en la brillante descripción del amanecer en El verano y el monumental coro final en El invierno. Pero no menos impresionantes son las partes corales de bebedores y cazadores en El otoño, que parecen traer a la vida las escenas de convivios campesinos pintadas por Brueghel.

 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario