Dos semanas de guerra han revelado grietas en el plan maestro de Putin para Ucrania

Dos semanas después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, lanzara su invasión de Ucrania, los “ataques de precisión” de Rusia se han vuelto mucho menos precisos y sus fuerzas terrestres están batallando para apoderarse del territorio.

En vísperas de la ofensiva, algunos funcionarios estadounidenses predijeron que Kiev caería dentro de las 48 a 72 horas posteriores al comienzo de las hostilidades. Sin embargo, la bandera azul y amarilla de Ucrania todavía cuelga de sus edificios. Se habló de forma simplista de que el Estado ucraniano sería «decapitado»; El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, todavía expone el desafío.

Si, como afirmó Putin, Ucrania no fuera un país real, seguramente ya se habría derrumbado. Pero incluso con 150.000 soldados rusos dentro de sus fronteras, según evaluaciones estadounidenses, controlan como máximo alrededor del 10% de Ucrania.

Al viajar por Ucrania en las tres semanas anteriores a la invasión, parecía que mucha gente lo negaba. «Estamos seguros de que no habrá guerra», fue el estribillo en Mariupol, Zaporizhzia y Kyiv. El gobierno ucraniano también restó importancia a la acumulación de fuerzas rusas, ansioso por no asustar a sus ciudadanos y a los mercados.

Entonces, el 24 de febrero, fue como si se hubiera accionado un interruptor. De la noche a la mañana, la negación se convirtió en desafío.

Ahora el estribillo es: «Me voy a la guerra. Es mi tierra».
Han surgido defensas serias e innumerables puestos de control alrededor de Kyiv. Las fuerzas ucranianas, para sorpresa de muchos observadores, han sido ágiles y efectivas contra los blindados rusos que han tenido problemas para progresar. Pequeñas unidades móviles que conocen el territorio han reducido los convoyes rusos. Las armas antitanque adquiridas principalmente de EE.UU. y el Reino Unido han dejado restos humeantes en las carreteras de todo el país. Se han desplegado drones de ataque de fabricación turca con un efecto preciso.

En las pocas áreas ocupadas por las fuerzas rusas, incluso aquellas que son predominantemente de habla rusa, multitudes de cientos han insultado a los desconcertados soldados rusos. Han construido montañas de neumáticos para defender sus pueblos y han pintado las señales de las calles.

No es que los ucranianos tengan la sartén por el mango. No pueden derrotar a una fuerza rusa muy superior, pero la evidencia hasta ahora sugiere que, fortalecidos por armas y otra ayuda que fluye a través de la frontera desde Polonia, aún pueden negarle la victoria a Putin.

La quincena más larga en Ucrania
Un primer ministro británico observó una vez que una semana es mucho tiempo en política. Las dos semanas de este conflicto parecen una eternidad, en términos de cómo han cambiado el mundo.

Cuatro ucranianos con los que estaba sentado en Kyiv miraron con horror durante las primeras horas del 24 de febrero, mientras el discurso de Putin anunciando una «operación militar especial» se transmitía en la televisión rusa, imaginando que las libertades que habían llegado a disfrutar estaban a punto de ser aplastadas.

Minutos más tarde, el cielo se iluminó cuando los misiles balísticos se estrellaron contra el aeropuerto de Boryspil, en las afueras de Kyiv. Las fuerzas rusas cruzaron la frontera, desde Crimea, Belarús y el oeste de Rusia.

Y luego, no exactamente nada, pero nada abrumador. La supuestamente impresionante columna de 40 millas (60 kilómetros) de tropas rusas que llegaban desde Belarús se quedó quieta, sin ir a ninguna parte: más camiones que tanques. Las venerables defensas aéreas de Ucrania hicieron un trabajo mejor de lo esperado al eliminar misiles de crucero y aviones de combate rusos.

Y, lo que es más importante, los esfuerzos rusos por apoderarse de las cabezas de puente al norte y al sur de Kyiv en los primeros días de la campaña fracasaron.

Incluso en el sur del país, donde las unidades rusas han encontrado menos resistencia, todavía tienen que tomar el puerto de Mariupol, a media hora en coche de la frontera.
Al explicar la invasión, Putin argumentó que, de lo contrario, Ucrania se convertiría en una plataforma para que Occidente invada y destruya Rusia. Es posible que haya calculado mal la respuesta probable a su intento de tragarse un país que, en su oscura reescritura de la historia, no tenía derecho a existir.

«Al tomar esta apuesta extraordinaria, parece que no recordó los eventos que pusieron en marcha el fin del imperio ruso», escriben Liana Fix y Michael Kimmage en Foreign Affairs.

«El último zar ruso, Nicolás II, perdió una guerra contra Japón en 1905. Más tarde fue víctima de la revolución bolchevique, perdiendo no solo su corona sino también su vida. La lección: los gobernantes autocráticos no pueden perder guerras y seguir siendo autócratas».

Tal vez arrullado por la anémica respuesta occidental a la anexión de Crimea en 2014, Putin subestimó el efecto galvanizador de su «guerra optativa».

La propia OTAN rara vez ha parecido tan concentrada, muy lejos de las críticas que caracterizaron a la alianza durante la presidencia de Donald Trump. Camiones llenos de armas antitanque han llegado a la frontera de Ucrania.

Antes de esta invasión, mientras se debatía una serie de sanciones internacionales contra Rusia, incluso los halcones apenas podían soñar con aislar a las instituciones rusas del sistema bancario internacional, cazar los activos de los oligarcas rusos, terminar o reducir las importaciones de petróleo y gas rusos y suspender el oleoducto Nord Stream 2. Todo ha sucedido ahora.

Una empresa tras otra, desde McDonalds hasta Zara y Apple, ha roto vínculos con el país, privando a los rusos de los bienes de consumo que habían llegado a amar desde el fin del comunismo. El rublo vale menos de la mitad de lo que valía a mediados de febrero.

Superado en el campo de batalla, el Kremlin también ha recibido una paliza en el tribunal de la opinión pública; no es que eso haya molestado nunca a Putin. Zelensky, actor cómico convertido en presidente, se ha enfrentado al desafío con un desafío conciso y demandas directas de una zona de exclusión aérea.

Mientras se especulaba sobre cómo Zelensky podría ser evacuado de Ucrania, él dijo que necesitaba municiones, no un aventón. Grabó un mensaje de video casi descarado desde el Palacio Presidencial, diciendo que no se escondería.

Zelensky, y la resiliencia de Ucrania frente a las abrumadoras probabilidades, ha tocado la fibra sensible en todo el mundo. Los estadios de fútbol de toda Europa se han engalanado con los colores ucranianos, la Torre Eiffel ha brillado en azul y amarillo. El flujo aparentemente interminable de mensajes de video de Zelensky ha atraído multitudes a las calles de Praga y Tiflis y ha provocado ovaciones de pie en los parlamentos británico y europeo.

Por el contrario, Putin ha parecido aislado, criticando a sus subordinados, grabando discursos incoherentes o rodeándose de asistentes de vuelo de Aeroflot.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario