Una sola voz sin contra pesos, los otros datos y las matemáticas electorales

La Jabalinada / Bruno Cortés

En AMLOlandía las matemáticas electorales que son sus otros datos le funcionan muy bien, que aunque una realidad en cuanto a los índices económicos no le favorecen sus programas sociales si, lo que hace que su popularidad no baje mientras pueda pagar los subsidios basados en becas, pensiones y apoyos sociales.

Mientras una clase media y alta es minada, las clases pobres se vuelven ricas, esto en las matemáticas electorales y su inteligencia tan artificial como un kool aid en tiempos de verano, ya que si una familia tiene un adulto mayor tiene una pensión, tiene 2 hijos y tienen beca, y tienen un joven que entra en JCF y una madre soltera, ya son 5 sueldos que en conjunto podían sobre pasar los 20 mil pesos al mes.

Estos 20 mil pesos sobrepasan el sueldo de un padre de familia por mucho, lo que hace que una familia ya no esté en la pobreza, sin necesidad de trabajar por un sueldo fijo, como lo tendría que hacer una familia de clase media que puede o no estar de acuerdo con un partido político o expresión política, sin embargo, con 5 becas no hay discusión, toda la familia está de acuerdo.

Esto es bueno en corto plazo, es bueno si esto estuviera de la mano con incentivar la inversión, la producción, la creación de tecnología o alguna otra actividad económica, pero la guerra contra los aspiracionistas, empresarios, lideres de opinión y una larga lista de etcéteras, no deja que el gobierno y su solista vean que dar subsidios de esta forma no tiene una buena salida.

En la comparecencia de la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier Carrillo se le cuestionó sobre la contaminación que realiza México, a lo que respondió que es mucho más baja que la de muchos otros países, lo que esta bien si ella fuera secretaria de ecología, pero en su rubro no dijo que no hay contaminación, porque no hay industria.

En México la industria es escaza, la creación de industria es muy poca y se centra en aspectos muy focalizados, sin embargo, México no invierte en tecnología, en software, aplicaciones, o economía naranja, pero tampoco en otras áreas de oportunidades.

En su reunión trilateral con su homólogo de Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, desde Washington, el presidente López Obrador habló sobre hacer contrapeso al tigre del oriente, competir con China, pero nunca dijo que iba a aportar, solo fue a decir lo que como siempre quería oír la audiencia.

No hay forma en que México pueda competir con la mano de obra china, que en estos momentos ya es especializada, gracias a la capacitación recibida en los últimos 20 años, tampoco puede competir con su sistema de ventas, comercialización y marketing, porque no invierte en tecnología.

Así las cosas como lo dijo don Porfirio Alejandro Muñoz Ledo y Lazo de la Vega, el sistema de AMLOlandía va a hacer agua en los próximos dos años, con un PIB por los suelos, una inflación galopante, un sueldo mínimo que lo que hace es subir los costos de las becas y programas sociales.

Twitter @BrunoCortesFP

www.mayacomunicacion.com.mx

Entradas relacionadas

Deja tu comentario