Gobierno de CDMX se pronuncia tras enfrentamiento entre policías y migrantes

CDMX a 13 de diciembre, 2021.- El Gobierno de la Ciudad de México no buscaba evitar la visita de la caravana de migrantes a la Basílica de Guadalupe sino que pretendía ordenar el flujo de las personas, aseveró la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum.

La noche de este domingo 12 de diciembre, día en que se realiza una peregrinación desde distintos puntos de México a la Basílica para celebrar a la Virgen de Guadalupe, miembros de la caravana migrante que viaja de Centroamérica a Estados Unidos a través de México se enfrentaron con elementos de seguridad.
«El objetivo no era impedir el paso jamás, el objetivo era ordenar la entrada de los migrantes a la Ciudad de México, se les ofreció el albergue y ellos prefirieron irse a la Basílica», aseguró Sheinbaum.
«Por supuesto nosotros tenemos que revisar todo lo que significa el operativo de operación policial en todos los sentidos, pero sí dejar muy claro que nunca fue el tema de no dejar entrar sino que entraran de manera ordenada mientras se realizaba el diálogo de a dónde se iban a dirigir», reconoció la mandataria local.
El choque entre migrantes y fuerzas de seguridad se dio en el entronque entre la Calzada Zaragoza, que sale a Puebla, y la avenida Ermita-Iztapalapa, detalló Sheinbaum, en un momento en que la vía ya estaba saturada por la entrada de personas desde Puebla y el Estado de México.
«Ahí es donde se da este momento de tensión entre la policía y los migrantes», refirió la gobernante en conferencia de prensa este lunes 13 de diciembre.
El secretario de Gobierno de la Ciudad de México, Martí Batres, sostuvo, además, que sería contradictorio impedirles la entrada a los migrantes cuando ya se tenían revisadas las condiciones del albergue dispuesto en Santa Martha Acatitla, en el oriente de la capital, para recibirlos.
«Había un conjunto de elementos de seguridad ciudadana para acompañarlos al albergue, sobre todo para cuidarlos ya a la entrada de la Ciudad de México y para cuidar que no hubiera ningún accidente vial», indicó el funcionario local.
«Nunca hubo un propósito de impedirles la entrada, eso sería contradictorio con el hecho de que ya estaba listo el albergue para recibirlos, sin embargo sí queríamos que la entrada fuera muy ordenada para llegar al albergue, pues yo creo que ellos se desesperaron un poquito y querían pasar de todas formas, independientemente de que no habíamos aclarado qué iba a suceder», añadió.
Uno de los motivos de la tensión entre migrantes y fuerzas de seguridad fue la falta de precisión a su llegada a la capital del país sobre si se dirigirían a la Basílica o al albergue.
«Ellos no quisieron ir al Deportivo Santa Martha, eso no lo supimos realmente hasta que estaban aquí porque en el transcurso, aunque venían planteando que irían a la Basílica de Guadalupe, no quedaba claro si después regresarían al albergue de Santa Martha, lo que dijeron es que eso lo dirían ya estando en la Basílica de Guadalupe», señaló el secretario.
«Tampoco quedaba claro si tenían la intención de quedar en la Basílica de Guadalupe, entonces tuvimos que resolver ese tema, se les informó que no podían pernoctar en la Basílica de Guadalupe, las propias autoridades de la Basílica lo hicieron, además de nosotros, y se buscó un lugar alterno», agregó.
Los migrantes evaluaron trasladarse al Monumento a la Revolución, en la colonia Tabacalera, pero ante el cansancio se solicitó acceso a la Casa del Peregrino en la alcaldía Gustavo A. Madero, detalló Batres, donde había acuartelados elementos de la Guardia Nacional.
Fue en ese recinto donde los migrantes se establecieron para pasar la noche tras la visita al Cerro del Tepeyac y el choque con elementos de seguridad, añadió el secretario de Gobierno.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario