Borrador automático

CDMX, 7 de marzo del 2022.- La asesora de oncología médica de la Clínica Mayo Stacy D’Andre ha evaluado las nuevas investigaciones científicas que establecen una relación entre un suplemento vitamínico y un mayor riesgo de cáncer de próstata.
El cáncer se cobra millones de vidas cada año. Esto impulsa a docenas de científicos alrededor del mundo a llevar a cabo estudios con el fin de encontrar respuestas de prevención o la cura a esta enfermedad mortal. Las nuevas investigaciones sugieren que existe una relación con la administración de suplementos de vitamina E que podría modificar el riesgo de desarrollar y morir de cáncer.
Al respecto, la doctora D’Andre explicó a Express que «los estudios son contradictorios en cuanto al riesgo de los suplementos de vitamina E en el desarrollo de cáncer», ya que algunos no muestran un mayor riesgo, pero un ensayo de prevención (Select) sí demostró que este suplemento tomado como acetato de alfa-tocoferol a 400 UI (Unidad Internacional) al día podría aumentar el riesgo de cáncer de próstata en comparación con el placebo.
El acetato de alfa-tocoferol es un tipo específico de vitamina E que suele encontrarse en los suplementos dietéticos y también son utilizados para tratar una deficiencia.
«Es importante entender que los suplementos dietéticos y las fuentes de alimentos pueden tener otras formas de vitamina E, como los tocoferoles gamma, delta y beta. El suplemento utilizado en el ensayo era solo la forma alfa, por lo que no sabemos si tomar un tocoferol más mixto puede suponer un riesgo de cáncer», precisó D’Andre.
La especialista también aclaró que algunos estudios han demostrado que los tocoferoles dietéticos pueden prevenir ciertos tipos de cáncer, como el de pulmón y el de hígado, por lo que considera que se necesita más investigación para determinar si estos otros tocoferoles pueden reducir el riesgo de cáncer.
No obstante, «el ensayo Select fue muy amplio, aleatorizado de forma prospectiva, por lo que las pruebas son sólidas de que la administración de suplementos de vitamina E con 400 UI de la forma alfa de tocoferol aumenta el riesgo de cáncer de próstata», subrayó D’Andre.
Además, observó que la dosis utilizada en el ensayo Select fue de 400 UI diarias de alfa-tocoferol, mientras que la dosis dietética recomendada para adultos de vitamina E (alfa-tocoferol) es de 15 mg (22,4 UI) al día. Una dosis superior a 400 UI al día de vitamina E puede provocar efectos adversos como náuseas, fatiga, mareos, debilidad y sarpullido.
D’Andre citó otro estudio reciente que sugiere una posibilidad de que la genética desempeñe un papel en esta relación.
«Las personas con ciertos cambios en un gen llamado COMT tenían diferentes riesgos de desarrollar cáncer cuando tomaban vitamina E. En modelos animales de cáncer de pulmón, el propio efecto antioxidante de la vitamina E fue el responsable de la progresión del cáncer. Y las dosis altas de vitamina E pueden afectar al funcionamiento del sistema enzimático del hígado».
La especialista concluyó que lo más recomendable es no tomar altas dosis de alfa-tocoferol, ya que la forma más sana de obtener vitamina E es de fuentes naturales como los frutos secos, las semillas, las verduras de hoja verde, los cereales integrales, los huevos, el aceite de germen de trigo y otros aceites vegetales, a menos que un médico le recomiende lo contrario.
Con información de Sputnik News

Entradas relacionadas

Deja tu comentario