#8M: México tiene pocas entidades con buenas condiciones laborales para las mujeres

CDMX a 04 de marzo del 2022.-En México las mujeres representan el 51. 2 por ciento del total de la población, sin embargo, treinta entidades federales reprueban en ofrecer condiciones laborales óptimas para las mujeres, dejándoles en desventaja en el nivel de salarios y la participación en puestos de liderazgos frente al 48.8 de los hombres.

A solo unos días de conmemorar el Día Internacional de la Mujer 2022, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) señala a través del estudio Estados #ConLupaDeGénero la importancia de que todas las entidades generen incentivos para ofrecer empleos de calidad que permitan a las mujeres ingresar, mantenerse y crecer en la economía remunerada.

Para ellas solo un puñado de estados ofrece una perspectiva de integración y crecimiento profesional, pues persisten brechas muy marcadas en el mercado laboral. Por ejemplo, en la tasa de participación femenina encontramos el caso de Colima, con un porcentaje de casi 56%, similar al de Estados Unidos, mientras que en Chiapas se reduce a 31 por ciento, un nivel similar al de países como Turquía.

Las mejores entidades para trabajar

Foto: @Cuartoscuro.Foto: @Cuartoscuro.

A nivel nacional, los estados con mejores oportunidades laborales para las mujeres son la Ciudad de México, Baja California Sur, Baja California y Nuevo León. En este último listado, la mitad de las mujeres de 18 años o más tienen al menos estudios de preparatoria en comparación con 41% a nivel nacional.

Otro punto favorable para las mujeres de estos estados es una menor posibilidad de trabajar en el mercado informal, pues en este renglón el porcentaje es de 43% frente al 55% a nivel nacional.

Además, una mujer que vive en las mejores entidades dedica en promedio 68% más horas a tareas del hogar y de cuidado en comparación con el tiempo que dedica un hombre. A nivel nacional está desigualdad alcanza un 72%.

En un contexto grandes retos para la participación de ellas en todo el país, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) destaca la necesidad de desarrollar políticas de flexibilidad que sean compatibles con las múltiples responsabilidades que las mujeres asumen.

En un contexto en el que México, como el resto de los países, busca reactivar su economía ante el reto que ha significado la pandemia, se debe tener en cuenta que la etapa profesional en la que se encuentra una mujer determina su participación en el mercado laboral.

Ingresar al mundo laboral

Una joven trabaja con su ordenador, en una imagen de archivo. EFE/Valme Pardo/Paula Bernabéu
Una joven trabaja con su ordenador, en una imagen de archivo. EFE/Valme Pardo/Paula Bernabéu

En la etapa de entrada al mundo laboral, Yucatán es el estado con mejor desempeño, seguido de Baja California Sur y Baja California, pues tienden a tener menor desigualdad en la distribución del trabajo no remunerado.

En cuanto a la permanencia en un trabajo, las mujeres encuentran mejores condiciones en Nuevo León, CDMX y Aguascalientes, aunque es importante destacar que en estas entidades persiste el reto de reducir la brecha salarial, baja cobertura en educación en la primera infancia y un número alto de mujeres con jornadas laborales largas.

En cuanto al crecimiento profesional, los estados que tienden a tener mayor participación política de mujeres en puestos de liderazgo como en las alcaldías, las presidencias clave de los congresos estatales y titulares en instituciones de los gobiernos estatales, son ColimaCDMX y Baja California Sur.

Los retos

Fotografía de archivo de una mujer junto a su hijo que vende golosinas en el parque central de Guatemala. EFE/Esteban Biba
Fotografía de archivo de una mujer junto a su hijo que vende golosinas en el parque central de Guatemala. EFE/Esteban Biba

El estudio concluye con la importancia de integrar a un mayor número mujeres la economía, lo cual se traduce en beneficios como: autonomía económica para ellas, ahorro y mayores ingresos para los hogares, mayor rentabilidad para las empresas y crecimiento económico para México.

Para lograrlo este objetivo plantea generar incentivos para que las empresas implementen políticas vida-trabajo para sus empleados. Desarrollar habilidades en las niñas y mujeres para que mejoren sus oportunidades en el mercado laboral. Además de incentivar la corresponsabilidad de cuidado en la primera infancia a través de permisos de paternidad extendidos.

Tomado de Infobae.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario